Camino de Santiago

Elige tu Camino, conoce su historia y descubre todas sus etapas con los albergues, alojamientos, teléfonos de interés y los consejos de nuestros carteros

El Camino de Santiago es una de las rutas de peregrinación más importantes de Europa. El descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago en el siglo IX supuso el inicio de un Camino que dirige nuestros pasos a Santiago de Compostela hasta el día de hoy. Un Camino que, con los siglos, se ha convertido también en fundamental vía de civilización y de desarrollo cultural, artístico y social.

El sentido espiritual del Camino, la búsqueda de uno mismo, la hospitalidad, la naturaleza, los diferentes pueblos y sus gentes, el rico patrimonio cultural… Son muchos los motivos que hoy en día justifican la peregrinación a Santiago. Y todos contribuyen a que sea una experiencia única e inolvidable.

Como muchas son también las Rutas que el peregrino puede elegir para llegar a Compostela. Ya el famoso Códice Calixtino, joya manuscrita del siglo XII considerada la primera y más célebre guía del Camino de Santiago, recoge una de las vías más utilizadas desde la época medieval para llegar a Santiago: el que hoy conocemos como Camino Francés.

Pero no por más famoso es el único. Hasta un total de 286 Caminos a lo largo de 28 países han cartografiado desde la Federación de Amigos del Camino de Santiago en colaboración con el Instituto Geográfico Nacional. Un total de 80.000 kilómetros jacobeos que atraviesan las principales vías de comunicación de Europa. Y la mayoría de ellos han sido recuperados en las últimas décadas gracias al renacer de la peregrinación a Santiago desde la década de los 80 y, especialmente, desde la celebración del Xacobeo 93.

La elección del Camino depende mucho de las necesidades y preferencias del peregrino. Desde El Camino con Correos queremos ayudarte en esta difícil decisión. Y aunque hay muchos y diversos, nos vamos a centrar en los diez caminos más populares que atraviesan España: el Camino Francés, el del Norte, el Portugués, el Primitivo, Inglés, Vía de la Plata, Sanabrés, Camino de Invierno, el Mozárabe y el único que no tiene su meta en Santiago, sino su inicio: el Camino a Fisterra y Muxía.

El Camino Francés es el itinerario más popular: la gran ruta de 800 km que enlaza Europa con el norte de España, atravesando Aragón, Navarra, La Rioja, Castilla y León y Galicia. El tramo más popular es el que va de Sarria a Santiago –ya en Galicia-, los 100 kilómetros mínimos que exige la Catedral de Santiago haber recorrido a pie para conseguir la Compostela.

El Camino Francés es el itinerario que seguían los peregrinos que llegaban a España por alguna de las cuatro vías principales de Francia: la Vía Turonense (que sale de París), la Vía Lemovicense (que parte de Vezelay), la Vía Podense (que parte de Le Puy) y la Vía Tolosana (que cruza el Pirineo por Somport). Su popularidad fue imparable desde su pormenorizada descripción en el Códice Calixtino (siglo XII), convirtiéndose en una gran ruta comercial en la que se fundaron algunas de las principales vilas jacobeas como Jaca, Pamplona, Logroño, Burgos, Carrión de los Condes, León o Astorga.

Tiene una excelente red de albergues y alojamientos, una buena señalización y un riquísimo patrimonio cultural y artístico. El Camino Francés es aconsejable, además, para aquellos peregrinos a los que les guste conocer gente o busquen algo de compañía a lo largo de su Ruta, que quieran descubrir diferentes paisajes y les guste conocer la riqueza patrimonial de los territorios. Por el contrario, no resulta muy adecuado para aquellos que opten por recorrer un Camino solitario, especialmente en verano.

Tras el Francés, el itinerario con mayor popularidad es el Camino Portugués. La mayoría de peregrinos lo recorre desde Tui, ya en Galicia, lo que supone unas 5 o 6 etapas hasta llegar a Santiago. Su increíble belleza, un itinerario suave y una red de alojamientos más que aceptable lo convierten en una de las opciones preferidas para el caminante.

Hermoso y duro es el Camino Primitivo, aquel que va desde Oviedo a Santiago de Compostela. Se trata del recorrido por rey Alfonso II de Asturias en el siglo IX para visitar las reliquias del Apóstol tras su hallazgo. Sus tramos de montaña hacen especialmente difícil recorrer una Ruta que, sin embargo, premia al peregrino con unos paisajes espectaculares.

La naturaleza es uno de los principales atractivos del Camino del Norte, que recorre la cornisa cantábrica desde Irún (País Vasco) hasta Santiago de Compostela. Conocido también como Camino de la Costa, el peregrino que optan por este itinerario tiene por delante más de 800 kilómetros, convirtiéndose en la segunda ruta más larga a Santiago después de la Vía de la Plata.

El Camino Inglés es otra buena opción para aquellos peregrinos que huyen de los Caminos más conocidos. Históricamente fue la ruta utilizada por los peregrinos ingleses e irlandeses que llegaban en barco a los puertos gallegos y tiene como puntos de partida Ferrol y A Coruña.

Poco transitado es también el llamado Camino de Invierno, que parte de Ponferrada hasta Santiago a través de más de 250 kilómetros. Se trata de una variante del Camino Francés, que evita pasar por zonas de difícil acceso en el invierno como la subida a O Cebreiro. A su paso, el peregrino podrá deleitarse con paisajes naturales únicos como Las Médulas en el Bierzo o la Ribeira  Sacra ya en Galicia.

Del Sur de España suben hacia Santiago dos Caminos: el Mozárabe y la Vía de la Plata. Ambos son desaconsejables para hacer en verano debido a las altas temperaturas que soportan. Sin embargo, son ideales para aquellos que se deciden a hacer el Camino en bicicleta, al presentar cómodas pistas de tierra o asfalto y no registrar importantes desniveles. El Mozárabe parte de Córdoba, Jaén, Granda y Málaga, siendo uno de los Caminos de Santiago más largos (unos dos meses) y engancha en Mérida con la Vía de la Plata. La continuación natural de los Caminos del Sur es el Camino Sanabrés, que desde Granja de Moreruela (Zamora) se dirige a Santiago entrando en Galicia por la provincia de Ourense.

Por último, desde el Camino con Correos también recomendamos el Camino a Fisterra y Muxía, cuya peculiaridad es que comienza en Santiago de Compostela. Desde la tumba del Apóstol, el peregrino se dirige al Fin del Mundo, donde lo espera uno de las puestas de sol más espectaculares.

Más allá de estas populares Rutas Jacobeas, España cuenta a lo largo y ancho de su territorio con más itinerarios que conectan los distintos puntos de partida del peregrino con Santiago. Algunos de los más conocidos son el Camí de Sant Jaume en Cataluña, que parte del Monasterio de Montserrat y recorre Cataluña en dirección a Zaragoza. Histórico es también la Ruta de la Lana, que es el Camino que seguían los ganaderos, esquiladores y peregrinos procedentes de La Mancha. O también el Camino de Madrid, que sale de la capital y atraviesa la Sierra de Guadarrama hasta Segovia y Valladolid, uniéndose en Sahagún al Camino de Santiago.

De Saint Jean Pied de Port a
Santiago de Compostela
31 etapas

De Somport a
Santiago de Compostela
33 etapas
El Camino Francés es la Ruta jacobea más conocida, con mayor tradición y más transitada por los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela. En él confluyen la mayor parte de las vías de peregrinación existentes en Europa desde el Medievo, convirtiéndose en una vía de civilización de gran relevancia cultural, artística y social.

Su recorrido, tramos, santuarios, datos de habitantes y diferentes detalles ya aparecen detallados en el Códice Calixtino, una pionera “guía de viaje” del Camino de Santiago.
Saint Jean Pied de Port en Francia o Roncesvalles ya en España se consideran a día de hoy el punto de inicio del Camino Francés, que cada año recorren 7 de cada 10 peregrinos. También se puede cruzar la frontera entre España y Francia por Aragón, comenzando nuestro Camino Francés en Somport.

El Camino Francés es uno de los itinerarios más largos que van a Santiago de Compostela, recorriendo prácticamente todo el norte de España. Son alrededor de 30 etapas en las que el peregrino descubre una gran variedad de paisajes y una riqueza artística y cultural extraordinaria que atraviesa localidades de gran tradición jacobea –de Santo Domingo de la Calzada a Astorga- e importantes ciudades como Pamplona, Logroño, Burgos o León.
De Tui a
Santiago de Compostela
6 etapas
El Camino Portugués es el segundo Camino de Santiago con mayor afluencia de peregrinos. El punto de inicio original es la capital de Portugal: Lisboa, aunque con los años Oporto (Portugal) y Tui (Galicia) se han convertido en los dos principales lugares de inicio del Camino Portugués.

El Camino Portugués cuenta con tres variantes a su paso por Portugal: la del interior, la del centro y la de la costa. La más popular entre los peregrinos es la Central, que antes de llegar a Galicia atraviesa por localidades tan importantes como Santarem, Coimba, Oporto o Valença, combinando mar y montaña, increíbles paisajes y una rica gastronomía. Desde la frontera entre Portugal y Galicia, el peregrino recorre unos 120 kilómetros distribuidos en 5 o 6 etapas, pasando por Tui, O Porriño, Redondela, Pontevedra y Padrón. El Camino Portugués no presenta tramos excesivamente duros y cuenta con el importante bagaje monumental y las bonitas panorámicas que ofrecen las Rías Baixas. 
De Oviedo a
Santiago de Compostela
14 etapas
El Camino Primitivo parte desde la ciudad de Oviedo (Asturias) hasta Santiago de Compostela y está considerado el primer Camino de Santiago. El Camino Primitivo fue el itinerario utilizado en la primera peregrinación que se realizó a la tumba del Apóstol: la del rey Alfonso II de Asturias en el siglo IX. De ahí que este duro pero bello itinerario a Santiago de Compostela reciba el nombre de Camino Primitivo.

El Camino Primitivo cuenta con unos paisajes de extraordinaria belleza, una buena señalización y una adecuada y continuada red de alojamientos a lo largo de sus más de 300 kilómetros. Sin embargo, es famoso por sus duras etapas, que alternan fuertes subidas con importantes descensos y unos itinerarios típicos de montaña e interior. El Camino Primitivo puede recorrerse en unas 14 etapas, enlazando las tres últimas con el Camino Francés.
De Irún a
Santiago de Compostela
35 etapas
El Camino del Norte es la ruta jacobea que recorre la costa cantábrica para llegar a Santiago de Compostela. Tan antiguo como el Camino Francés, el del Norte fue la vía utilizada por los reyes europeos de la Edad Media para llegar a la tumba del Apóstol.

Paisajes únicos, naturaleza en estado puro y un rico patrimonio cultural hacen del Camino del Norte uno de los itinerarios más atractivos para el peregrino actual.
Llamado también Camino de la Costa, la ruta arranca en Irún y cruza Euskadi, Cantabria y Asturias para entrar en Galicia por Ribadeo. No obstante, no todas las etapas discurren pegadas al litoral. Los tramos montañosos de Euskadi se combinan con carreteras y pistas asfaltadas al atravesar Cantabria y Asturias.

Con más de 800 kilómetros de recorrido es la segunda ruta más larga hasta Santiago de Compostela después de la Vía de la Plata. El auge de caminantes que ha experimentado en los últimos años ha llevado a que el Camino del Norte goce de una excelente señalización, especialmente a su paso por Euskadi, y una importante red de albergues y alojamientos.
De Ferrol a
Santiago de Compostela
5 etapas
El Camino Inglés, también conocido como Camino de los Ingleses, une las ciudades gallegas de Ferrol y A Coruña con Santiago de Compostela. El Camino Inglés fue la ruta medieval a Compostela utilizada por los peregrinos ingleses, irlandeses y de otros puntos de Europa que llegaban en barco a estos dos puertos gallegos.

El Camino Inglés cuenta con dos itinerarios: uno que parte de A Coruña (72 kilómetros) y otro de Ferrol (122 kilómetros), que es el más utilizado por los peregrinos en la actualidad. El Camino Inglés presenta una buena señalización, un nivel de dificultad medio sin grandes desniveles y una red de alojamientos aceptable, aunque en épocas de gran afluencia como la Semana Santa o los meses centrales del verano puede resultar algo escaso.
De Santiago de Compostela a
Fisterra
4 etapas
El Camino a Fisterra y Muxía es el único cuya meta no es Santiago de Compostela, sino su inicio. Cada vez son más los peregrinos que deciden prolongar su Camino y conocer lo que los antiguos llamaban el Fin de la Tierra. El poderoso océano Atlántico y unos hermosos atardeceres sobre la costa son la recompensa.

El Camino de Santiago a Fisterra discurre a través de 89 kilómetros que suelen realizarse en 4 etapas, atravesando pueblos de interior como Negreira, Olveiroa o Cee. Una vez en Finisterre es costumbre cumplir 3 ritos: de purificación, de muerte y de resurrección. El peregrino también puede optar por Muxía como meta final de su Camino. En plena Costa da Morte, esta villa marinera es conocida por el santuario de A Nosa Señora da Barca, lugar en el que según cuenta la leyenda, la virgen María llegó en barca para animar al Apóstol Santiago en su tarea evangelizadora. Para llegar a Muxía, el peregrino tiene dos opciones. Llegar a Fisterra y de ahí bordear la costa hasta Muxía, sumándole una etapa más (28km). O bien en el Camino que va de Santiago a Fisterra desviarse en la localidad de Hospital hasta llegar a Muxía (87 km).
De Sevilla a
Santiago de Compostela
38 etapas
La Vía de la Plata es, junto al Camino Mozárabe, una de las rutas de peregrinación más importantes que parten del sur de España. Aunque muchos peregrinos deciden empezar su Camino en Mérida, la inmensa mayoría parte desde Sevilla y sigue el itinerario de la Vía romana hasta Granja de Moreruela, la localidad zamorana donde enlazan con el Camino Sanabrés. Los menos continúan por la Vía de la Plata hasta Astorga para enlazar con el Camino Francés.

Aunque más austera que el Camino Francés, la señalización de la Vía de la Plata es correcta y el número de alojamientos aceptable. El calor es el peor enemigo de aquellos que se decidan a recorrer la Vía de la Plata, por lo que los mejores meses para hacerlo son marzo, abril, mayo y octubre. Los meses centrales de verano es mejor evitarlos. Por último, la Vía de la Plata es uno de los Caminos de Santiago más aconsejables para ciclistas al presentar largos tramos muy llanos y menos desniveles que otras rutas. 
De Ponferrada a
Santiago de Compostela
10 etapas
Ponferrada es el punto de partida del Camino de Invierno, que discurre por el valle del río Sil como entrada natural a Galicia a lo largo de los siglos. Con sus 10 etapas y sus 263 kilómetros, se trata de una gran variante del Camino Francés que evita las cumbres del Cebreiro y, por tanto, resultaba más asequible a los peregrinos que desde el Medievo decidían hacer el Camino de Santiago en invierno.

El Camino de Invierno está menos concurrido que otros itinerarios, lo que garantiza una marcha más solitaria y tranquila. Cuenta, eso sí, con una buena señalización y red de albergues y alojamientos en las localidades de finalización de etapa.
El Camino de Invierno atraviesa territorios de carácter singular como la comarca de El Bierzo (León), donde el peregrino puede disfrutar de un paseo por las famosas Médulas; y ya en Galicia por la comarca de Valdeorras (Ourense) y la Ribeira Sacra (que comprende las riberas del Sil y del Miño), conocidas por sus espectaculares paisajes repletos de viñedos; y la comarca del Deza ya en Pontevedra.
De Puebla de Sanabria a
Santiago de Compostela
9 etapas
Zamora es el punto de partida de esta vía que entra en Galicia por A Gudiña y continúa por Ourense, Pontevedra y A Coruña. Estamos ante la continuación natural de la Vía de la Plata y el Camino Mozárabe, las dos rutas que llevan desde el Sur a Santiago de Compostela.

Los peregrinos que realicen el Camino Sanabrés cuentan con una buena red de albergues y alojamientos en una ruta bien señalizada hasta Santiago de Compostela
De Almería a
Mérida
27 etapas
El Camino Mozárabe aúna las distintas rutas jacobeas que siguieron desde la Edad Media los peregrinos de las ciudades andaluzas pertenecientes al antiguo territorio musulmán del Al-Ándalus. Hoy en día, el Camino Mozárabe parte de Córdoba, Jaén, Granada y Málaga hasta enlazar con la Vía de la Plata en Mérida (Extremadura), convirtiéndose en uno de los Caminos de Santiago más largos: hasta 2 meses.

Al igual que pasa con la Vía de la Plata es recomendable evitar los meses de verano por su excesivo calor. Y en los meses de invierno hay que contar con la nieve en algunos tramos de altura. Antes de partir es aconsejable comprobar la red de alojamientos, ya que en algunas villas la oferta hostelera es reducida o no cuentan con albergue específico para peregrinos. Evitando los meses de calor, los Caminos Mozárabes son adecuados para ciclistas, con un itinerario que discurre por cómodas pistas de tierra o asfalto y sin desniveles importantes.

 

Transporte Mochilas

Para que puedas hacer el Camino de Santiago ligero de equipaje

 

¡Te llevamos tu mochila o maleta de alojamiento en alojamiento! Así podrás caminar más cómodo, sin cargas, y disfrutar al máximo de cada etapa. Nos encargaremos del traslado de tu equipaje día a día desde el albergue u hotel que nos digas hasta el siguiente.

 

Envío Bicicleta 

Para enviar tu bici al punto donde empiezas el Camino o desde donde lo acabas

 

Decide dónde quieres empezar tu Camino y envía tu bici hasta allí desde cualquiera de nuestras oficinas de Correos. Cuando acabes la ruta tendrás otra oficina postal cerca para poder enviarla a casa. La enviamos con un embalaje adaptado para que apenas tengas que desmontarla y asegurada. 

 

Envío Maletas

Para todo aquello que te sobra o te falta en tu mochila 

 

Con nuestro Paq Peregrino podrás enviar maletas o paquetes a cualquier punto del Camino de Santiago – albergue, hotel, oficina de Correos, etc- para disponer de ellos allí cuando llegues. Así podrás tener más ropa o enseres que lo que te lleves para caminar. También sirve para enviar aquello que decidiste meter en tu mochila para el Camino y que ya no te resulta útil. 

 

Tarjeta Prepago

Para que no te preocupes más que de disfrutar tu Camino 

 

En Correos tenemos una tarjeta prepago que no va asociada a ninguna cuenta corriente y que te permitirá hacer el Camino de Santiago sin tus tarjetas de crédito o débito habituales. Tan sólo tendrás que cargarla con el dinero que necesites o ir recargándola según se te vaya acabando el saldo. Una manera sencilla, segura y cómoda de llevar tu dinero al Camino. 

 

 

Sellos Credencial

Para que te lleves las mejores estampas en tu Credencial 

 

En las oficinas de Correos del Camino sellamos tu Credencial del peregrino con nuestros matasellos. Muchos de ellos tienen estampados algún lugar emblemático de la zona, así podrás guardarlo de recuerdo. 

 

 

Envíos de paquetes en el 

Camino de Santiago

Para que puedas enviar paquetes sin pasarte por ninguna oficina de Correos

 

Envía tus paquetes desde las más de cien oficinas que CORREOS tiene a lo largo del Camino de Santiago o desde alguna de las “Tiendas Amigas del Camino”, una red de tiendas y alojamientos desde donde también podrás hacer envíos de paquetes a cualquier hora. Este servicio te permitirá deshacerte de cosas que llevas en tu equipaje y ya no te hacen falta, comprar recuerdos, productos típicos… sin tener que preocuparte de cargar con ellos. 

 

 

Consigna Santiago

Para que visites la Catedral de Santiago o disfrutes de la ciudad sin cargas

 

Tenemos un servicio de Consigna en nuestra Oficina de Atención al Peregrino de la Rúa do Franco, que queda muy cerca de la Plaza del Obradoiro (a unos 150 metros). Allí podrás dejar tu mochila, maleta, bici, bastón… antes de entrar a la Catedral o para visitar Santiago sin pesos. 

 

Oficinas Correos

Para ayudarte en todas las necesidades que te surjan  

 

Tenemos más de 150 oficinas de Correos a lo largo de todos los Caminos de Santiago. Estaremos encantados de recibirte y ayudarte en todo lo que necesites.