Blog

Anne Born: “Si vas a hacer el Camino de Santiago solo tengo un consejo: No tengas miedo”

Compañeros del Camino

Anne Born: “Si vas a hacer el Camino de Santiago solo tengo un consejo: No tengas miedo”

Comparte

  • Facebook
  • Twitter

Una clase de historia del arte puso los pasos de Anne Born por primera vez en el Camino de Santiago. Casi cuarenta años tendrían que pasar para que esta peregrina norteamericana viviese en carne propia la experiencia de peregrinar a Santiago. Y una vez probado, no ha parado. Escritora galardonada y editora de The Bakcpack Press, Anne reparte ahora su tiempo entre Nueva York, Michigan y sus estancias en el Camino de Santiago, como peregrina y como hospitalera.

Autora del libro Buen Camino! Tips from an American Pilgrim, Anne recomienda a todo el mundo realizar una vez el Camino de Santiago. Su lema: no tengas miedo. Porque la recompensa será mucho mayor que cualquier contratiempo o dificultad.

El Camino Primitivo es su Ruta Jacobea favorita y el trato con la gente, lo mejor de la experiencia. Ahora se encuentra inmersa en una nueva publicación con la Catedral de Santiago como protagonista. Hablamos con ella tras regresar de su último Camino, de Sarria a Santiago, y nos empapamos de su experiencia y de sus recomendaciones para un próximo Camino.

¿Cómo llegaste al Camino de Santiago? ¿Cómo fue tu primera vez como peregrina?

La primera vez que oí hablar del Camino de Santiago fue un curso de historia del arte en la Universidad de Michigan. Era una clase sobre escultura románica. Era 1971, no sabía que el Camino existía y tenía mucho miedo de viajar sola. Así que aparté la idea de recorrer el Camino de Santiago durante 38 años.

En 2009, caminé la primera etapa del Camino Francés: de Saint Jean Pied de Port a Roncesvalles con mi hijo de 19 años. Cargué demasiado a la espalda, escogí las botas equivocadas, sufrí una terrible quemadura por el sol y lo dejé. Cogimos un taxi que nos llevó a Pamplona y un tren de vuelta a Madrid. No sería hasta el año siguiente cuando conseguiría mi primera Compostela, tras caminar yo sola desde Sarria a Santiago al final del Año Santo. Esta experiencia fue mucho mejor. Y sabía que volvería.

 

Anne Born, peregrina americana, recogiendo la Compostela

¿Qué Rutas Jacobeas has recorrido? ¿Tienes alguna preferida? ¿Cuál recomendarías a otros peregrinos?

He realizado todas las etapas del Camino Francés en varios viajes, el Camino Inglés, el Camino Primitivo y el Camino Portugués desde Baiona hasta Santiago. Hay tramos de cada uno que realmente disfruto pero nada comparado con la Ruta de los Hospitales en el Camino Primitivo. 31,7 kilómetros de paisajes montañosos, aves rapaces, caballos salvajes y pequeños refugios. Siempre recomiendo el Camino Primitivo.

Tu libro Buen Camino! Tips from an American Pilgrim recoge importantes consejos para peregrinos novatos. Si solo pudieses escoger uno, ¿qué recomendación le darías a un peregrino americano que va a hacer por primera vez el Camino de Santiago?

No tengas miedo. Como Santa Teresa nos dijo: “Que nada te moleste. Que nada te asuste”. Puedes perderte, puedes estar demasiado cansado para continuar, puedes encontrarte caminando bajo una lluvia torrencial e incluso puedes encontrarte con que todo está cerrado, como me pasó hace unas semanas. Pero el objetivo es dar las gracias al Apóstol, rezar por tus amigos y agradecer poder realizar algo tan profundo. Las recompensas son muchas, los riesgos son pocos. Solo compra un billete de avión y ve.

Un importante número de peregrinos procede cada año de Estados Unidos. ¿De dónde viene ese interés por el Camino de Santiago?

Creo que la película The Way, de Emilio Estévez, fue realmente un importante catalizador. En realidad, se estrenó justo unas semanas antes de que yo llegase a Santiago en 2010, todo el mundo hablaba de esto. La película ofrece una mirada optimista y esperanzadora en el Camino. Es fácil ver por qué se hizo tan popular.

¿Y cómo es venir desde los EEUU a España para recorrer alguna de las Rutas Jacobeas?

Venir desde Nueva York es bastante fácil pero puede resultar bastante caro. Yo caminé en 2018 con una amiga que tuvo que coger un vuelo desde su pueblo en Michigan hasta Nueva York. Después, otro vuelo a Madrid. Otro a Santiago. Después un autobús a Ferrol, el punto de inicio del Camino Francés. Mirándolo con perspectiva es mucho viaje pero, en realidad, no es nada comparado con la alegría y la satisfacción de poder caminar.

De hecho, cuando llegamos a Santiago para ir a Ferrol, le dije que teníamos tiempo suficiente para hacer una visita rápida a la Catedral antes de salir. ¿Cuál fue su respuesta? “No. No puedes llegar desde aquí”. Es decir, tuvimos que caminar para merecernos esa visita. ¡Me encanta! Fue su primer Camino y en ese momento supe que ella lo entendía. Entendía qué era una peregrinación.

Tú vuelves casi cada año a hacer el Camino. ¿Qué te da el Camino? ¿Qué dirías que es lo mejor y peor de la experiencia?

Siempre vuelvo. Ahora tengo buenos amigos en España. Y me encanta hablar con la gente. Hablo con los taxistas, con los camareros, los recepcionistas de hotel, con la gente de las iglesias o con cualquiera que esté en una esquina. Busco cualquier excusa para hacer alguna pregunta o preguntar por una dirección. Es mi regalo, hablar con extraños. Todos te dirán que son las personas que recuerdas de cada Camino. La mujer que te dio una botella de agua, el hombre que caminó 20 minutos contigo para que no te sintieses perdida, la monja que se ofreció a ayudarte a conseguir un sello…

Sabemos que eres una apasionada de la fotografía y que la cámara te ha acompañado en varios Caminos. ¿Cuáles crees que son los lugares más hermosos o más interesantes?

Cuando camino sola, me encanta traerme personas conmigo. Por eso, saco fotografías y las cuelgo en mi blog o en mis redes sociales. Para que cualquiera pueda ver lo que yo estoy viendo. Es como llevarme a mis amigos conmigo. Yo puedo hablarles sobre el tiempo, el día, la forma en la que suenan los eucaliptos cuando el viento sopla a través de sus hojas o la mujer que llamaba a las vacas como un cantante de flamenco. Y puedo hacer todo eso con unas pocas fotos.

Las imágenes que tengo de mi Camino entre Melide y Arzúa son mis favoritas. Estuve dos veces en Ribadiso como hospitalera, así que conozco muy bien esa zona y se ha convertido en mi favorita para hacer fotos.

Fotografía de Ribadiso tomada por Anne Born

¿Cuáles son tus proyectos futuros alrededor del Camino de Santiago?

Estoy escribiendo una nueva guía de la Catedral de Santiago para peregrinos. No enumerará muchas fechas y números, pero contará las historias de los peregrinos, poetas, políticos y sacerdotes que han estado involucrados en la Catedral a lo largo de su historia. Se llamará If you stand here (Si te paras aquí) e incluirá historias de personas como Cosimo de Medici III, Eva Perón, Eugenio Montero Ríos o Rosalía de Castro. Mi esperanza es hacer de la catedral un lugar vivo y vibrante donde puedas pararte en el mismo lugar donde sucedió algo maravilloso.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *