Blog
Inicio > Compañeros del Camino > Juan Carlos Pérez: “La experiencia de la peregrinación nunca la vas a vivir en cinco días”

Juan Carlos Pérez: “La experiencia de la peregrinación nunca la vas a vivir en cinco días”

14-11-2019

La hospitalidad, la acogida y la ayuda. Los tres son valores que hacen del Camino de Santiago una experiencia única. Y los tres son valores que reivindica la Fraternidad Internacional del Camino de Santiago (FICS), una unión de amantes del Camino que busca proporcionar refugio y acogida a los millones de peregrinos que realizan alguna de las Rutas Jacobeas, una acogida que tiene su origen en la espiritualidad religiosa como expresión hospitalaria y heredada hoy en día por las distintas asociaciones del mundo jacobeo. Entre sus retos están defender el patrimonio del Camino y preservar los valores que le dan sentido.

 

Fraternidad Internacional del Camino de Santiago

 

Hoy hablamos con Juan Carlos Pérez, presidente de la Fraternidad desde el año 2017, sobre la evolución del Camino a través de los siglos, el sentido de la peregrinación hoy en día y los retos que tiene por delante la FICS. Entre ellos, denunciar las agresiones que sufren las Rutas Jacobeas y conseguir que la hospitalidad en el Camino sea reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

¿Cómo nació la Fraternidad Internacional del Camino de Santiago?

La Fraternidad es fruto de la unión de un grupo de personas que llevaba muchos años trabajando en el Camino de Santiago, muchos de nosotros ya desde los 80, colaborando con pioneros como Elías Valiña. Y, sobre todo, con un concepto muy parecido del Camino y un objetivo muy claro: salvaguardar sus bases y sus conceptos. Llegó un momento en el que vimos que el fenómeno del Camino de Santiago se había universalizado pero a nivel organizativo, no. Y decidimos juntarnos y trabajar por la internacionalización del asociacionismo en torno al Camino de Santiago. Actualmente somos 90 socios de unos 12 países. Y la tendencia es ir en aumento.

Entre los objetivos de la Fraternidad está la denuncia de los atentados contra el patrimonio jacobeo. ¿Está muy maltratado el Camino de Santiago?

Continuamente. Los miembros de la Fraternidad dedicamos todos nuestros esfuerzos a la defensa del Camino y de los peregrinos. Eso que se dice tan sencillo, no lo es tanto. Hay que explicarle a la gente que llega al Camino que es necesario cuidar todo lo que le rodea. El Camino de Santiago hoy en día es un éxito pero ese éxito no es fruto de un día.

Todos nuestros políticos hablan de lo que significa ser catalogado como Patrimonio. Pero de lo que ninguno habla es de cómo se maltrata. El ejemplo es muy sencillo: el Camino de Santiago, siendo Patrimonio Mundial y Bien de Interés Cultural, tiene la misma protección que cualquier catedral. Y a nadie se le ocurre romper las vidrieras de una catedral para pasar una línea de alta tensión. Sin embargo, en el Camino vale todo. Y esta es una situación que se está acelerando.

Otro pilar fundamental es salvaguardar las esencias del Camino de Santiago.

Efectivamente. Ahora mismo vivimos una época en la que todo es rapidez. Cuantas más experiencias tengas, mejor, independientemente de profundizar en ellas o no. Desde la Fraternidad reivindicamos vivir la peregrinación auténtica.

Por ese motivo, uno de nuestros objetivos es trabajar para modificar el número de kilómetros que son necesarios para recibir la Compostela. Los 100 kilómetros actuales fueron una cifra simbólica que surgió en los 80 para favorecer, precisamente, lo que nosotros reclamamos: vivir la peregrinación. Pero llegó el momento de repensar la situación y ver si eso sigue sirviendo para los fines con los que se creó.

¿Qué requisitos propone la Fraternidad para conseguir la Compostela?

En 2016 pusimos sobre la mesa una alternativa a recorrer los 100 kilómetros actuales. Es la nuestra, no significa que es la que se tiene que imponer. Desde la Fraternidad hablamos de fijar en 300 los kilómetros necesarios para recibir la Compostela, pensando en la experiencia de la peregrinación. 300 kilómetros son dos semanas, unos quince días, que permite vivir la verdadera experiencia de la peregrinación. En cinco días no te da tiempo a vivir esa experiencia. Hace años sí porque eran muy pocos los peregrinos y te ibas relacionando con la gente. Pero ahora, no. Por eso hablamos de los 300 kilómetros, de 15 días. Y lo argumentamos desde un punto de vista histórico. Los 300 kilómetros son, más o menos, los recorridos por Alfonso II el Casto, el primer peregrino famoso sobre el que se tiene documentos de su peregrinación.

¿Qué puntos fuertes tiene el Camino de Santiago hoy en día?

Uno de los puntos fuertes indiscutibles es la acogida en los albergues. Da igual de qué tipo: de donativo, privado, con hospitaleros voluntarios… Hay muchos albergues que entienden lo que es la peregrinación y hacen que los peregrinos quieran volver y disfrutar de la experiencia. Permiten la interactuación de los peregrinos. Porque el Camino de Santiago no solo es caminar hacia una meta, que también. Es vivir cada uno de los días que te acerca a esa meta. Y eso solo es posible en albergues con hospitaleros voluntarios o que entienden cómo tratar a los peregrinos.

El momento en que los albergues sean solo un lugar de alojamiento tendremos un problema. Pero, de momento, existen muchos albergues de acogida en el Camino. Y la mayoría, por cierto, son los que permanecen abiertos en invierno.

¿Y contras?

El desequilibro al que lleva gestionar un producto de éxito y el temor a alcanzar una turistificación 100%. Todos contribuimos a ello. No solo en el Camino. De hecho, cuando viajamos a lugares masificados, como Barcelona o Venecia, contribuimos a crear un problema. Pero, a la vez, cuando estamos cerca de ese fenómeno y lo vivimos día a día, nos molesta. El objetivo ahora mismo es que el Camino de Santiago no llegue a molestar. Y eso se consigue cuando no se trata como un producto de consumo.

Hablábamos antes de la acogida y la hospitalidad tradicional del Camino. Y uno de sus objetivos es conseguir su declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Nos parece algo fundamental y creemos que tiene las bases para que la acogida sea Patrimonio Mundial. En la Edad Media, el peregrino, por el simple hecho de serlo, estaba protegido por las leyes. A veces, un peregrino estaba mucho más protegido que un habitante de las ciudades por las que pasaba. Era una especie de Acuerdo Schengen pero hace cientos de años. Fuese francés, alemán, italiano… al llegar a España, el peregrino estaba protegido por su estatus. Y la base de todo eso es la hospitalidad que se daba en los albergues primigenios, en esos lugares que se creaban para acoger a los peregrinos.

Eso desde un punto de vista histórico. Pero si echamos la vista a la década de los 80 y los 90, está claro que los peregrinos dormían en este tipo de albergues en los que se practicaba una hospitalidad, que eran atendidos por voluntarios. Eso fue fundamental para que el boca a boca hiciese que los peregrinos viniesen. De hecho, la hospitalidad forma parte de la declaración del Camino como Patrimonio de la Humanidad.

Se trata de un reconocimiento a un factor fundamental, especialmente en los días que vivimos. Gente voluntaria que trabaja para que otro pueda llegar a una meta a cambio de nada. Si protegemos la acogida tradicional como Patrimonio Inmaterial, estamos protegiendo los lugares donde se realiza, que son los albergues. Y con esto conseguimos que el Camino de Santiago no pierda su esencia.

¿Cree que se mantienen los valores del Camino?

Si algo mantiene al Camino de Santiago es eso. Cuando te reúnes con gente de albergues, de asociaciones de todo el mundo. Y mantienen contacto. De lo que se habla es de eso. Lo que te llama la atención es que vengan de otros países a preguntar: ¿cómo ha surgido el Camino que yo quiero hacer algo parecido? ¿Cómo surge? Pues surge de esos valores y de la tradición. Fueron siglos haciendo eso. Y eso queda en la sociedad. Y vuelve y renace. Y ahora en estos momentos que vivimos, se amplifica.

Han pasado dos años desde que fue nombrado presidente de la Fraternidad Internacional del Camino de Santiago. ¿Qué balance hace de su mandato?

La Fraternidad, como su nombre indica, está formada por un grupo de personas que vivimos de la misma manera el Camino. No hay apenas discusiones sobre el fondo de lo que es el Camino y eso es muy importante para la junta directiva. En estos dos años hemos denunciado aquellas actuaciones que han ido contra el patrimonio y hemos propuesto proteger la hospitalidad del Camino como Patrimonio Mundial. Si conseguimos llamar la atención sobre que el Camino hay que cuidarlo y conseguimos la declaración de la hospitalidad como patrimonio mundial sería un mandato completo.

Luisa Martínez
14-11-2019
Seguir adelante!! Luisa Martínez
Simon perez
14-11-2019
Es una vergüenza q los albergues municipales o de la Xunta, no concedan ni mantas ni calefaccion. Cobrando 8€
Susanne
15-11-2019
????????????????
David
17-11-2019
Me gustaria formar parte de la Fraternidad, donde puedo pedir informes, soy de Mexico, hice el Camino desde Burgos hasta Santiago en 2014, saludos
Ángel peregrino
17-11-2019
Muy bien compañeros ese es el espíritu y la esencia, desafortunadamente en el mundo actual global y con todos estos turistas low cost que llegan es difícil que entiendan esto de la hospitalidad es más ni siquiera los de aquí tampoco comprenden el camino y mucha gente lo ve todo al rededor del dinero. A estos les invito a que acojan a peregrinos también a los precios que lo hacemos el resto. Gracias y saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario está siendo enviado, por favor espere.

El comentario se ha enviado, Gracias.

¡Buen Camino! Eso es lo que queremos en Correos, que los peregrinos puedan disfrutar al máximo de la experiencia del Camino y descubrir a través de nuestras postales nuevos lugares, historias, personas y experiencias sobre el Camino de Santiago.

¿Quieres recibir nuestras postales en tu correo electrónico?
¡Gracias por su suscripción!

Protección de datos

Antes de aceptar, debe leer la Política de Protección de datos de nuestros servicios

Solo
algunos
Acepto
todos

Ofertas y promociones; Cesión de datos a empresas del Grupo y terceras empresas para envíos comerciales; Perfilado con fuentes externas

Ofertas y promociones de Correos
Ofertas y promociones de empresas del Grupo y de terceras empresas
Perfilado con fuentes externas
Condiciones de servicio

Al contratar acepta íntegramente las Condiciones del Servicio

El Camino con Correos
Historia del Camino
Compañeros del Camino
Cultura y tradiciones del Camino
Consejos para hacer el Camino
Lugares del Camino
Los valores del Camino en 12 meses
Extranjeros en el Camino

 

Transporte Mochilas

Para que puedas hacer el Camino de Santiago ligero de equipaje

 

¡Te llevamos tu mochila o maleta de alojamiento en alojamiento! Así podrás caminar más cómodo, sin cargas, y disfrutar al máximo de cada etapa. Nos encargaremos del traslado de tu equipaje día a día desde el albergue u hotel que nos digas hasta el siguiente.

 

Envío Bicicleta 

Para enviar tu bici al punto donde empiezas el Camino o desde donde lo acabas

 

Decide dónde quieres empezar tu Camino y envía tu bici hasta allí desde cualquiera de nuestras oficinas de Correos. Cuando acabes la ruta tendrás otra oficina postal cerca para poder enviarla a casa. La enviamos con un embalaje adaptado para que apenas tengas que desmontarla y asegurada. 

 

Envío Maletas

Para todo aquello que te sobra o te falta en tu mochila 

 

Con nuestro Paq Peregrino podrás enviar maletas o paquetes a cualquier punto del Camino de Santiago – albergue, hotel, oficina de Correos, etc- para disponer de ellos allí cuando llegues. Así podrás tener más ropa o enseres que lo que te lleves para caminar. También sirve para enviar aquello que decidiste meter en tu mochila para el Camino y que ya no te resulta útil. 

 

Tarjeta Prepago

Para que no te preocupes más que de disfrutar tu Camino 

 

En Correos tenemos una tarjeta prepago que no va asociada a ninguna cuenta corriente y que te permitirá hacer el Camino de Santiago sin tus tarjetas de crédito o débito habituales. Tan sólo tendrás que cargarla con el dinero que necesites o ir recargándola según se te vaya acabando el saldo. Una manera sencilla, segura y cómoda de llevar tu dinero al Camino. 

 

 

Sellos Credencial

Para que te lleves las mejores estampas en tu Credencial 

 

En las oficinas de Correos del Camino sellamos tu Credencial del peregrino con nuestros matasellos. Muchos de ellos tienen estampados algún lugar emblemático de la zona, así podrás guardarlo de recuerdo. 

 

 

Envíos de paquetes en el 

Camino de Santiago

Para que puedas enviar paquetes sin pasarte por ninguna oficina de Correos

 

Envía tus paquetes desde las más de cien oficinas que CORREOS tiene a lo largo del Camino de Santiago o desde alguna de las “Tiendas Amigas del Camino”, una red de tiendas y alojamientos desde donde también podrás hacer envíos de paquetes a cualquier hora. Este servicio te permitirá deshacerte de cosas que llevas en tu equipaje y ya no te hacen falta, comprar recuerdos, productos típicos… sin tener que preocuparte de cargar con ellos. 

 

 

Consigna Santiago

Para que visites la Catedral de Santiago o disfrutes de la ciudad sin cargas

 

Tenemos un servicio de Consigna en nuestra Oficina de Atención al Peregrino de la Rúa do Franco, que queda muy cerca de la Plaza del Obradoiro (a unos 150 metros). Allí podrás dejar tu mochila, maleta, bici, bastón… antes de entrar a la Catedral o para visitar Santiago sin pesos. 

 

Oficinas Correos

Para ayudarte en todas las necesidades que te surjan  

 

Tenemos más de 150 oficinas de Correos a lo largo de todos los Caminos de Santiago. Estaremos encantados de recibirte y ayudarte en todo lo que necesites.