Blog

Descubre el Camino Portugués de la Costa

Consejos para hacer el Camino

Descubre el Camino Portugués de la Costa

Comparte

  • Facebook
  • Twitter

Hermosos paisajes, un itinerario poco exigente y el Océano Atlántico como eterno compañero. Estos son tan solo algunos de los grandes atractivos que ofrece el Camino Portugués de la Costa, la Ruta Jacobea que discurre por el litoral atlántico y que atraviesa pueblos tan especiales como Viana do Castelo, A Guarda o Baiona. Un recorrido de unos 270 kilómetros pegados al mar que cada día gana más adeptos: en este mes de octubre fue el Camino de Santiago más recorrido, solo por detrás del Camino Francés y del Camino Portugués central (que discurre por el interior).

Hoy os contamos la historia de esta Ruta, sus puntos fuertes, los imprescindibles de este Camino y toda la información que necesitáis para vivir una experiencia única. Y ahora en nuestra sección Los Caminos de esta web podréis encontrar el Camino Portugués por la Costa con el itinerario detallado por etapas desde su entrada en Galicia por A Guarda, mapas del recorrido, nivel de dificultad o información con los alojamientos existentes en cada tramo.

Desembocadura del río Miño desde A Guarda, punto de inicio del Camino Portugués de la Costa en Galicia

Desembocadura del río Miño vista desde el monte Santa Tegra en A Guarda

 

Hermosas vistas por el litoral atlántico

El Camino Portugués de la Costa, al igual que la Ruta Portuguesa de interior, es un itinerario histórico utilizado ya por los peregrinos en el siglo XII. Santiago fue, durante siglos, patrón de Portugal y a él se dedicaron durante la Edad Media múltiples templos en las localidades costeras por las que discurre esta Ruta Jacobea. Su auge se produciría, no obstante, a partir del siglo XVI y por algunos de sus tramos caminaron peregrinos ilustres como el rey Don Manuel I de Portugal a su regreso de la tumba del Apóstol (1501) o el príncipe Cosme de Medici en 1669. La celebración del Xacobeo 93 volvió a potenciar esta Ruta, dando el pistoletazo de salida a los trabajos de señalización. Ya en 2010 llegó el reconocimiento por parte de la Xunta de Galicia, que pasó a incluirla como Camino oficial a Santiago de Compostela.

El punto de partida de este Camino de Santiago es Oporto, la segunda ciudad más importante de Portugal, y atraviesa pueblos costeros de gran belleza. Así que además de vivir la ya de por sí enriquecedora experiencia del Camino, podréis disfrutar de paisajes únicos y conocer hermosas localidades. Si seguís nuestro consejo, en vuestro trayecto por Portugal no os perdáis la Ribera de Oporto y sus vistas desde Gaia, contemplad Viana do Castelo desde el Santuario de Santa Luzía –situado a 230 metros de altura- y disfrutad del casco histórico de Caminha.

 

Vista del Parque Natural de As Illas Atlánticas

Vista del Parque Natural de As Illas Atlánticas

 

Ya en Galicia, el Camino Portugués de la Costa también ofrece atractivos innumerables. La Ruta en suelo español arranca en A Guarda, que ofrece unas vistas inigualables de la desembocadura del río Miño desde el monte de Santa Tegra. Los atardeceres desde aquí son espectaculares. Y podéis aprovechar la subida por descubrir su famoso castro celta, sus petroglifos y su ermita del siglo XX. Esta primera etapa gallega concluye en Oia, donde no os podéis perder una de las joyas de esta Ruta: el monasterio cisterciense de Santa María de Oia, del siglo XII. El recorrido por la costa gallega nos ofrecerá vistas inigualables como las de los acantilados de Cabo Silleiro, las del Parador de Baiona o las de las Illas Atlánticas a la entrada en Vigo. Existe una variante entre Oia y Vigo que pasa por Nigrán, donde su largo arenal es el protagonista indiscutible.

En Redondela, el Camino Portugués de la Costa se une al Camino Portugués de Interior (que discurre por Ponte da Lima, Valença do Miño, Tui y O Porriño) hasta llegar a Santiago. Tras disfrutar de la Illa de San Simón y sus hermosas vistas sobre la ría de Vigo, abandonaremos la línea de costa para disfrutar de otros paisajes también únicos como los que ofrece Pontesampaio, Pontevedra, Caldas de Reis o Padrón.

 

Flecha amarilla en el Camino Portugués

 

Trazado suave, también para ciclistas

Además de sus hermosos paisajes, el Camino Portugués de la Costa se caracteriza por un trazado suave, bastante accesible para cualquier peregrino, y una buena señalización. Con apenas desniveles y un firme bastante regular, la Ruta también se presenta adecuada para ciclistas. Los bicigrinos incluso podrán recorrer algún tramo por carril bici, como sucede entre A Guarda y Baiona. 

El Camino Portugués de la Costa está dotado de buenos servicios y no tendréis problema a la hora de elegir alojamiento. Os recordamos que en nuestra web los tenemos detallados por etapa y por tipo de establecimiento.

Si con todo esto te has decidido a hacer esta Ruta, recuerda que el punto de inicio clásico es Oporto. La ciudad lusa cuenta con numerosas conexiones aéreas, al ser Sá Carneiro el aeropuerto más potente del noroeste peninsular. Si queréis hacerlo por tren, tendrá que ser desde Vigo o desde Lisboa. Y en autobús, además de Galicia, hay conexión de 9 horas con Madrid. En el caso de querer empezar en Galicia, A Guarda sería el destino. El aeropuerto más cercano es el de Peinador en Vigo, que está apenas a 60km y cuenta con enlaces a las principales ciudades españolas y rutas internacionales. Vigo cuenta, además, con conexiones diarias de tren y autobús con A Guarda.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *