Vía de La Plata

Vía de la Plata. De Sevilla a Santiago

38 etapas 963 Km

La Vía de la Plata es la Ruta Jacobea más importante del sur de la Península y una de las más largas. Este Camino de Santiago toma su itinerario de un conjunto de calzadas romanas que unían el suroeste con el noroeste, tomando como punto de partida Sevilla. El trazado actual de la Vía de la Plata nos lleva hasta Astorga, ciudad en la que enlaza con las últimas once etapas del Camino Francés. El peregrino tiene otra opción para llegar a Santiago de Compostela: al llegar a Granja de Moreruela, en la provincia de Zamora, podrá enlazar con las 13 etapas del Camino Sanabrés, que entra en Galicia por tierras ourensanas a través de A Gudiña.

La Vía de la Plata es quizás el Camino de Santiago que atraviesa más ciudades Patrimonio de la Humanidad: Sevilla, Mérida, Cáceres, Salamanca y Santiago de Compostela. Además de su riqueza patrimonial y artística, se caracteriza por sus largas etapas, con desniveles menores que en otros Caminos y su calor extremo, especialmente en los meses centrales de verano. De hecho, la mejor época para recorrer la Vía de la Plata son marzo y abril en primavera y mayo y octubre en otoño. La señalización, aunque más austera que en otros Caminos como el Francés, es buena y fácil de seguir. Y su itinerario es de los más adecuados para los bicigrinos. Frente a los paisajes rurales y boscosos que caracterizan al resto de Caminos, también presentes en esta Ruta, los elementos predominantes de la Vía de la Plata serán las dehesas, bosques claros de encinas donde pasta libremente el ganado.


El punto de inicio de la Vía de la Plata es Sevilla, capital de Andalucía. Para muchos, una de las ciudades más bonitas del mundo. Bañada por el río Guadalquivir, la ciudad hispalense cuenta con el casco histórico más grande de España y uno de los tres más grande de Europa junto a los de Venecia y Génova. No podemos iniciar nuestro Camino de Santiago sin visitar su Catedral, la tercera más grande del mundo, y subir a su campanario de origen árabe: la Giralda. El peregrino se dejará envolver por el olor del azahar en las calles del Barrio de Santa Cruz -antigua judería-, la Torre del Oro, y la Plaza de España junto al Parque de María Luisa. En su partida hacia Santiago, el caminante atravesará el popular Barrio de Triana, famoso por ser cuna de toreros, cantaores y bailaores de flamenco.

El calor será el peor enemigo de las primeras etapas de la Vía de la Plata, cuyo itinerario es prácticamente plano. Debemos tener en cuenta que a lo largo del trayecto apenas encontraremos poblaciones con servicios, por lo que debemos llevar un buen avituallamiento hasta el final de la etapa. Guillena, Castilblanco de los Arroyos o Almadén de la Plata son algunos de los primeros pueblos de la sierra sevillana que atravesaremos en nuestro ascenso hasta el norte.
Extremadura acoge al peregrino que deberá caminar entre dehesas y llanuras con apenas sombras para refugiarse del omnipresente sol. Los servicios de restauración intermedios siguen siendo escasos en etapas que atraviesan pueblos tan interesantes como Zafra o Torremejía.

Mérida, antigua Emerita Augusta, es uno de esos lugares en los que merece la pena detenerse y visitarla con tiempo. Su conjunto arqueológico, con el Teatro y Anfiteatro Romano a la cabeza, está declarado Patrimonio de la Humanidad. Además de su Alcazaba musulmana, el Circo Romano, el templo de Diana o la Casa de Mitreo, en Mérida podemos encontrar el Museo Nacional de Arte Romano, obra de Rafael Moneo, que alberga una de las mejores colecciones de escultura y mosaicos de época romana de España.
Hasta llegar a Cáceres, el Camino será un poco más llevadero, al recorrer tramos de tierra con zonas boscosas.

Cáceres
es otro de esos lugares que merecen una visita pausada. Su casco antiguo fue declarado Patrimonio de la Humanidad al albergar uno de los conjuntos monumentales de la Edad Media y el Renacimiento más importantes del mundo. Caminos de tierra, a ratos pedregosos y con el sol como eterno compañero serán las constantes en nuestra Ruta hasta la provincia de Zamora. La frontera será la sierra de Béjar, una de las cotas más elevadas de la Meseta Central. Las subidas y bajadas serán más frecuentes desde que pisamos las tierras de Castilla y León, con picos de más de 1.000 metros de altitud.


A través de extensos descampados llegaremos a Salamanca, ciudad Patrimonio de la Humanidad que destaca por su Universidad, la más antigua del país. Antes de continuar con nuestra Ruta, y tras cruzar el puente romano sobre el río Tormes, debemos visitar las Catedrales, la Nueva y la Vieja, y hacerle una foto al curioso astronauta que se encuentra en la fachada de la Nueva. Su Plaza Mayor, una de las más bellas de España, y la Casa de las Conchas –casa señorial con 300 conchas de vieira en su fachada- también esperan por la visita del peregrino.


Dos etapas después llegamos a una ciudad que destila románico: hablamos de Zamora. El peregrino accederá a ella a través de su puente románico sobre el Duero para admirar su Catedral, su Castillo y su entramado de calles medievales. Su Semana Santa es de las más famosas de España. Desniveles poco significativos marcan las etapas por la provincia de Zamora y que nos llevan hasta Granja de Moreruela. Aquí, además de admirar los restos del monasterio cisterciense de Santa María de Moreruela, el peregrino deberá elegir qué Camino tomar: continuar hasta Astorga para enlazar con el Camino Francés o dirigirse a Santiago a través del Camino Sanabrés. Esta última opción supone sumarle 13 etapas que discurren por un paisaje eminentemente rural y que nos llevan por pueblos como Puebla de Sanabria, A Gudiña u Ourense. Tramos sin excesivas dificultades –a excepción de la subida al Padornelo- y la ausencia de servicios en tramos intermedios serán las constantes de un Camino bello que discurre por el interior de Galicia.


Si optamos por llegar a Santiago por el Camino Francés, tres son las etapas que restan para llegar a Astorga.
Los que opten por esta otra Ruta contarán con todos los beneficios e inconvenientes del Camino Francés, con alta presencia de servicios, una excelente señalización y una mayor presencia de peregrinos. Diez etapas separan Santiago de la capital de la Maragatería, en un itinerario que atravesará la comarca del Bierzo, con etapas tan simbólicas como la de Foncebadón o Ponferrada, y que entrará a Galicia por O Cebreiro. Los últimos 100 kilómetros entre Sarria y Santiago será, sin duda, el tramo con más compañeros de Camino que se encuentre el peregrino. Portomarín, Palas de Rei, Arzúa y O Pedrouzo serán la antesala de Santiago de Compostela, a la que el peregrino accederá desde el Monte do Gozo. El Obradoiro espera 38 días después de salir de Sevilla, tras acceder al casco histórico desde Porta do Camiño y atravesar la Azabachería. Solo queda ya abraza al Apóstol y disfrutar de Santiago de Compostela, la última de nuestras ciudades Patrimonio de la Humanidad.

TODAS LAS ETAPAS

¿Cómo llegar a Sevilla?

Cómo llegar a Sevilla en avión. La capital hispalense cuenta con aeropuerto, que está a 10 kilómetros al norte de la ciudad. Cuenta con conexiones diarias con ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia o Santiago de Compostela; además de numerosas conexiones europeas: Londres, París, Roma, Milán… Existe un servicio de bus que conecta el aeropuerto con la Plaza de Armas, en el centro de la ciudad. La duración del trayecto es de unos 35 minutos y el precio de 4€ el billete sencillo.

Cómo llegar a Sevilla en tren.
Sevilla cuenta con tren de alta velocidad (AVE), que realiza una veintena de trayectos diarios (en uno y otro sentido) entre Sevilla y Madrid, con una duración que ronda las 2 horas y media. El AVE también conecta la capital hispalense con Barcelona, pasando por Zaragoza, en unas 5 horas y media; y con Valencia en poco menos de 4 horas.

Cómo llegar a Sevilla en autobús.
Alsa conecta Sevilla con ciudades como Barcelona, Valencia, Salamanca o Santiago de Compostela o Lisboa. Y con Socibus existen tres conexiones diarias desde Madrid.

Cómo llegar a Sevilla en coche. Las principales vías de conexión son:
  • Por la A-4, que conecta Andalucía con Madrid.
  • Por la A-66, o Autovía de la Plata, que llega hasta Mérida –donde conecta con la A-5, que lleva a Madrid- y hasta León.

 

Transporte Mochilas

Para que puedas hacer el Camino de Santiago ligero de equipaje

 

¡Te llevamos tu mochila o maleta de alojamiento en alojamiento! Así podrás caminar más cómodo, sin cargas, y disfrutar al máximo de cada etapa. Nos encargaremos del traslado de tu equipaje día a día desde el albergue u hotel que nos digas hasta el siguiente.

 

Envío Bicicleta 

Para enviar tu bici al punto donde empiezas el Camino o desde donde lo acabas

 

Decide dónde quieres empezar tu Camino y envía tu bici hasta allí desde cualquiera de nuestras oficinas de Correos. Cuando acabes la ruta tendrás otra oficina postal cerca para poder enviarla a casa. La enviamos con un embalaje adaptado para que apenas tengas que desmontarla y asegurada. 

 

Envío Maletas

Para todo aquello que te sobra o te falta en tu mochila 

 

Con nuestro Paq Peregrino podrás enviar maletas o paquetes a cualquier punto del Camino de Santiago – albergue, hotel, oficina de Correos, etc- para disponer de ellos allí cuando llegues. Así podrás tener más ropa o enseres que lo que te lleves para caminar. También sirve para enviar aquello que decidiste meter en tu mochila para el Camino y que ya no te resulta útil. 

 

Tarjeta Prepago

Para que no te preocupes más que de disfrutar tu Camino 

 

En Correos tenemos una tarjeta prepago que no va asociada a ninguna cuenta corriente y que te permitirá hacer el Camino de Santiago sin tus tarjetas de crédito o débito habituales. Tan sólo tendrás que cargarla con el dinero que necesites o ir recargándola según se te vaya acabando el saldo. Una manera sencilla, segura y cómoda de llevar tu dinero al Camino. 

 

 

Sellos Credencial

Para que te lleves las mejores estampas en tu Credencial 

 

En las oficinas de Correos del Camino sellamos tu Credencial del peregrino con nuestros matasellos. Muchos de ellos tienen estampados algún lugar emblemático de la zona, así podrás guardarlo de recuerdo. 

 

 

Envíos de paquetes en el 

Camino de Santiago

Para que puedas enviar paquetes sin pasarte por ninguna oficina de Correos

 

Envía tus paquetes desde las más de cien oficinas que CORREOS tiene a lo largo del Camino de Santiago o desde alguna de las “Tiendas Amigas del Camino”, una red de tiendas y alojamientos desde donde también podrás hacer envíos de paquetes a cualquier hora. Este servicio te permitirá deshacerte de cosas que llevas en tu equipaje y ya no te hacen falta, comprar recuerdos, productos típicos… sin tener que preocuparte de cargar con ellos. 

 

 

Consigna Santiago

Para que visites la Catedral de Santiago o disfrutes de la ciudad sin cargas

 

Tenemos un servicio de Consigna en nuestra Oficina de Atención al Peregrino de la Rúa do Franco, que queda muy cerca de la Plaza del Obradoiro (a unos 150 metros). Allí podrás dejar tu mochila, maleta, bici, bastón… antes de entrar a la Catedral o para visitar Santiago sin pesos. 

 

Oficinas Correos

Para ayudarte en todas las necesidades que te surjan  

 

Tenemos más de 150 oficinas de Correos a lo largo de todos los Caminos de Santiago. Estaremos encantados de recibirte y ayudarte en todo lo que necesites.