Camiño Francés

Etapa 25. O Cebreiro - Triacastela (21 km)

Desde O Cebreiro arranca el tramo gallego del Camino Francés y lo hace a 1.300 metros de altitud, con algo más de 150 kilómetros hasta la Catedral de Santiago. Se parte hacia Liñares, bajando durante unos 3 kilómetros para ascender después por Os Ancares. Hay que tener en cuenta las continuas subidas y bajadas, por lo que se aconseja calma y disfrutar del paisaje durante la marcha.

En el alto de San Roque, a 1.270 metros, recibe al caminante la estatua de un peregrino y continuando la ruta se llega al lugar de Hospital da Condesa, que debe su nombre al hospital fundado en el s. IX por la Condesa de Gatón para atender a los peregrinos medievales. Es de destacar su Iglesia de San Xoan, y las vistas desde el Alto do Poio a más de 1.300 metros. 

La etapa sigue en descenso hacia Fonfría y O Viduedo, desde donde quedan unos 7 kilómetros hasta Triacastela. Antes de llegar a esta localidad, durante la construcción de la catedral de Santiago, había una cantera donde muchos peregrinos cogían una piedra y la transportaban con ellos para contribuir a la edificación del templo.
Descarga toda la información en PDF
Albergues y otros alojamientos
Teléfonos
de interés

Albergues

Otros alojamientos

Teléfonos de interés

Oficina de Correos de Triacastela
Plaza do Concello s/n
27630 Triacastela

Ayuntamiento de Triacastela
Plaza de la Diputación 1
27630 Triacastela
+34 982 548 147

Centro de Salud de Triacastela
Carretera Santalla s/n 
27632 Triacastela
+34 982 548 01


Tiendas Amigas


Complexo Xacobeo
Albergue
C/ Leoncio Cadorniga 12
27630 Triacastela, Lugo
+34 982 548 037

Albergue A Reboleira 
Lugar Fonfría 15
27671 Fonfría, Lugo
+34 982 181 271

El consejo del cartero

“En esta zona de Os Ancares hay un tema muy arraigado de nuestra cultura, el llamado “mal de ollo”, o mal de ojo. En muchas aldeas se creía que había gente buena con vista que podía causar mal ojo sin quererlo, por lo que se tapaban el ojo derecho, que solía ser el que lo causaba. En Pedrafita se creía que se cogía mal de ojo cuando no se miraba al Cáliz y a la Hostia, pero se pasaba el domingo siguiente si se estaba atento. En As Nogais, para liberar al ganado de del mal de ojo ponían un pantalón de hombre por el suelo y le hacían pasar por encima para que diera la leche que “a meiga” cortara". Ana Piñeiro, Correos de As Nogais.

“La zona de Triacastela presenta un paisaje muy bonito, y los lugareños son gente amena con la que gusta intercambiar opiniones. Es un lugar pequeño pero ideal para el descanso. Las distintas pensiones, albergues y restaurantes que encontramos a lo largo del Camino son típicos de la Zona, y su gastronomía inmejorable en la mayoría de los casos.Marina López. Correos de Triacastela.