19,1 km

Última etapa del Camino Portugués en tierras lusas. Esta quinta jornada será muy diferente a las anteriores, más urbana y dotada de servicios en cada tramo. Nuestro punto final será Tui, ya en Galicia.


No obstante, algunos peregrinos prefieren hacer noche en Valença do Minho. El Puente Internacional sobre el río Minho separa a la última población portuguesa de la primera gallega. Tanto Tui como Valença cuentan con un rico patrimonio artístico, cultural y gastronómico, además de tener numerosos servicios por lo que ambas opciones son igual de buenas. Lo dejamos a vuestra elección.

La salida de Rubiaes se realiza cruzando el puente romano-medieval sobre el río Coura en dirección a Sao Bento da Porta Aberta. Allí encontramos el santuario del mismo nombre, levantado entre el siglo XVII y XVIII. El altar mayor del templo está dedicado a Sao Bento, así como los azulejos historiados de la capilla mayor.


El recorrido continúa durante tres kilómetros hasta Fontoura, alternando tramos boscosos con otros empedrados y de asfalto, que será la tónica habitual de la etapa. El peregrino deberá pasar por Paços y cruzar el romano Ponte Pedreiras antes de llegar a Pedreira.
Sin más complicación y solo a 5 kilómetros estamos ya en Valença do Minho. Tanto si vamos a pasar la noche aquí como si continuamos hasta Tui, os recomendamos visitar la Fortaleza de Valença.

Esta será la dirección que deben tomar los que deseen dormir en el albergue de peregrinos de Valença. Los que prefieran continuar hasta Tui, deben seguir sus pasos hacia el Puente Internacional sobre el río Miño. Antes de su construcción, los peregrinos debían coger una barca para cruzar esta frontera natural entre Portugal y Galicia.
El puente se construyó en la segunda mitad del siglo XIX, entrando en servicio en 1885. Desde que en 1995 se abrió el nuevo Puente Internacional, mucho más amplio y moderno, la infraestructura apenas cuenta con tráfico rodado, haciendo más agradable la experiencia para el peregrino. Una vez en junto al Puente solo tenemos que cruzarlo por su pasarela peatonal. A su salida tomamos el paseo del Miño y ascendemos directamente hasta el casco antiguo de Tui.

¿Qué ver y hacer en Valença do Minho?
Como os dijimos antes, no deberíais seguir vuestro Camino sin visitar la Fortaleza de Valença. Se trata de una pequeña ciudad rodeada por un increíble sistema defensivo que se conserva en perfecto estado. Cuenta con cuatro puertas de acceso, 12 baluartes y la muralla del siglo XII.
Además de disfrutar de sus construcciones típicas y visitar alguna iglesia –como la de Nosa Senhora dos Anjos o la de Santo Estevao-, Valença se caracteriza por sus múltiples tiendas en las que es casi imposible no hacer una compra.

¿Qué ver y hacer en Tui?
Los peregrinos que decidan finalizar su etapa en Tui podrán disfrutar también de numerosos atractivos, además del merecido y necesario descanso.
De entre todo su rico patrimonio cultural sobresale la Catedral de Santa María, cuyas torres almenadas la convierten en un icono del Camino Portugués.
Su construcción data del siglo XIII y destaca por su apariencia de castillo o edificio fortificado. Pero aunque la Catedral de Tui es uno de sus iconos, no es el único atractivo de la localidad. Su hermoso casco antiguo, que recorreremos en parte durante la siguiente etapa, bien merece un paseo. En él encontraremos el Monasterio de Santo Domingo (siglo XIV), la iglesia de San Francisco y el convento de las Clarisas.

Alojamientos de Rubiaes – Tui

Galería de imágenes

Reserva PAQ MOCHILA
});