Camino Portugués

Camino Portugués de la Costa: de A Guarda a Santiago

8 etapas 162 km

El Camino Portugués de la Costa es una Ruta de peregrinación histórica a Santiago de Compostela. La Xunta de Galicia lo reconoció como Camino oficial en 2010 y, desde entonces, su popularidad no ha parado de crecer. Hermosos paisajes, trazado suave, caminos ciclables y una correcta señalización son algunas de sus características. Y junto a su accesibilidad, buenos servicios y las facilidades para llegar al punto de inicio, algunas de las razones de su auge.

El Camino Portugués de la Costa empieza, como su propio nombre indica, en Portugal. Más concretamente en Oporto, la segunda ciudad más importante del país luso. En Galicia, el Camino Portugués de la Costa comienza en A Guarda y se prolonga durante unos 162 kilómetros hasta Santiago de Compostela. Ocho son las etapas en las que el peregrino suele recorrer este Camino que enlaza con el Camino Portugués de interior al llegar a Redondela.

A Guarda es un magnífico punto de inicio del Camino Portugués de la Costa. Antes de empezar a caminar es imprescindible subir al monte Santa Trega y contemplar las vistas inigualables que ofrece de la desembocadura del río Miño. Los atardeceres desde aquí son espectaculares. No perdáis oportunidad de conocer su gran yacimiento arqueológico, considerado uno de los ejemplos de cultura castreña-romana más importante del Noroeste de la Península, además de sus petroglifos y su ermita del siglo XX. La primera etapa del Camino Portugués de la Costa desde A Guarda se recorre en apenas 17 kilómetros que discurren pegados a la línea litoral. El Océano Atlántico y la costa gallega se convierten en protagonistas de este primer día que concluye en Oia, pequeña localidad que alberga una de las grandes joyas de esta Ruta: el monasterio de Santa María de Oia.

Los acantilados de Cabo Silleiro nos darán la bienvenida a nuestra segunda etapa por el Camino Portugués de la Costa para luego quedar al resguardo de la Ría de Vigo. Hasta Baiona, destino final, el peregrino caminará por un itinerario llano y pegado a la costa que puede resultar algo duro en verano ante la ausencia de sombra. Merecerá la pena. Baiona ofrece lugares llenos de historia como el antiguo Castillo de Monterreal, actualmente reconvertido en Parador de Turismo, que aguantó durante siglos las embestidas de famosos piratas como Francis Drake. Baiona también fue la primera localidad a la que arribó la Pinta tras el éxito del primer viaje de Colón a América. Por eso, hoy en día, nos podemos acercar al puerto y contemplar una réplica de la nave.

Vigo nos espera tras recorrer la etapa más larga del Camino Portugués de la Costa: 27 kilómetros. Aunque el recorrido tiene una dificultad baja, lo mejor es hacer acopio de fuerzas y avituallamiento. En este trayecto destaca el Puente románico de A Ramallosa y la marisma de la Foz del Río. Llegados a este punto, el peregrino puede optar por continuar la línea litoral hasta Vigo o tomar la variante interior atravesando Nigrán y Coruxo. Esta segunda opción es algo más corta (en total son 22 kilómetros) aunque discurre por más tramos de asfalto que la costera.

Si seguimos pegados al mar, tendremos como recompensa unas playas estupendas para refrescarnos en verano y unas hermosas vistas a las Islas Cíes. En poco más de 15 kilómetros llegaremos a Redondela, donde el Camino Portugués de la Costa se une al de interior. El trazado apenas presentará dificultad para el peregrino que agradecerá este tramo corto tras el esfuerzo del día anterior. Llegar pronto nos permitirá disfrutar de la Illa de San Simón o de uno de sus platos estrella: los chocos en su tinta.

De Redondela a Pontevedra, el Camino se alejará intermitentemente de la costa. No obstante, la primera parada será Arcade, localidad famosa por su marisco, especialmente por sus ostras. Sin darnos cuenta llegaremos a otro punto clave de esta Ruta: Pontesampaio, famoso por su puente de piedra de 10 arcos con el que salvamos el río Verdugo. El tramo más duro de esta etapa llegará precisamente a su salida, cuando el peregrino se adentre en el camino de la Canicouva, una subida que lo llevará hasta los 147 metros en su punto más alto.

Entre árboles, viñedos y zonas rurales llegaremos a Pontevedra, una ciudad que invita a disfrutar. Entre sus imprescindibles: visitar la iglesia de la Peregrina, iglesia con planta en forma de vieira, patrona de la ciudad y del Camino Portugués. 

La sexta etapa comenzará dejando atrás Pontevedra cruzando el Puente del Burgo. Tenemos ante nosotros 23 kilómetros que discurrirán por zonas rurales y viñedos con apenas desniveles. Si vamos con tiempo, no deberíamos perdernos el Parque de Natureza Río Barosa, con sus espectaculares cascadas y los molinos de agua dispuestos en los distintos saltos. Caldas de Reis nos espera con su puente medieval sobre el Bermaña y sus famosas aguas termales.

Santiago está ya cada vez más cerca. Afrontamos el séptimo día del Camino Portugués con una etapa cómoda de algo menos de 20 kilómetros. Entornos rurales y pequeños núcleos de población nos acompañarán a nuestro paso por Caldas, Valga, Pontecesures y, finalmente Padrón. En esta localidad coruñesa podremos adentrarnos en la leyenda jacobea de la Traslatio, ya que Padrón es el lugar donde desembarcaron los discípulos del Apóstol Santiago con su cuerpo tras su largo viaje desde Palestina. En la iglesia de Santiago podremos visitar el pedrón, ara romana que sirvió para amarrar la barca en la que llegó el Apóstol.

El Camino Portugués de la Costa llega a su fin. Unos 23 kilómetros separan Padrón de Santiago. Como el resto del itinerario, la etapa será llevadera a pesar de ascender a la cota más alta de esta Ruta en Galicia: 262 metros. Pero antes de disfrutar de nuestra llega al Obradoiro, el peregrino podrá disfrutar de varias paradas. La primera: en Iria Flavia, donde podremos visitar su colegiata y el hermoso cementerio de Adina, donde está enterrado el Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela. El Santuario barroco de A Escravitude también merece una parada, al igual que el alto del Agro dos Monteiros, desde donde veremos por primera vez las torres de la Catedral de Santiago. La entrada a Compostela se realiza por zona sur, atravesando lugares imprescindibles como la Alameda y entrando en la zona vieja por la rúa do Franco, que nos llevará directamente a la plaza del Obradoiro.

TODAS LAS ETAPAS

¿Cómo llegar a A Guarda?

Cómo llegar A Guarda en avión: el aeropuerto más próximo es el de Peinador en Vigo a tan solo 60km y con enlaces a las principales ciudades españolas y rutas internacionales. También pueden viajar al aeropuerto de Santiago de Compostela, a 150 kilómetros, o al de Coruña. Otra opción interesante es el aeropuerto de la ciudad portuguesa de O Porto, a poco más de 100 kilómetros de A Guarda. En cualquiera de los casos, se necesitaría un enlace por carretera o tren hasta la localidad limítrofe gallega. 

Cómo llegar A Guarda en tren: 
la mejor opción es llegar hasta la estación de ferrocarril de Vigo, conectada con la capital, Barcelona y las principales ciudades gallegas y portuguesas. También existe la posibilidad de llegar a la estación de tren de Guillerei en Tui, más próxima a A Guarda, aunque sin conexión posterior por línea de autobús. 
 

Cómo llegar A Guarda por carretera: 
en autobús se puede llegar a Vigo con las líneas de bus de Alsa desde cualquier ciudad española. Desde la estación de la ciudad pontevedresa, la empresa Atsa, enlaza Vigo con A Guarda. Otra opción, es el coche privado. La autopista A-& y la autovía A-52 denominada “Rías Baixas” conecta el interior de la Península con Vigo. A esta ciudad, también se puede llegar por la autopista AP-9 desde cualquier punto de Galicia. Desde aquí hay dos opciones: continuar hasta Tui por la A-55 y luego desviarse a A Guarda por la carretera PO-552 o coger la vía de alta velocidad CG-42. O continuar la autopista AG-57 hasta Baiona y la PO-552 a A Guarda.
 Si el viaje comienza en Portugal la autopista A3 conecta las ciudades portuguesas de O Porto, Braga y Lisboa con la frontera española tendrán que cruzar el río Miño entre Vila Nova de Cerdeira y Goián (Tomiño) por el “puente de la Amistad” para posteriormente conectar con la carretera PO-552 o la vía de alta velocidad CG-42. 

Cómo llegar a A Guarda por mar: existe la posibilidad de cruzar desde A Caminha (Portugal) en un ferry hasta A Pasaxe (un barrio de A Guarda) por barco. Este enlace se mantiene todos los días excepto el lunes. Aquí puede consultar los horarios 

 

Transporte Mochilas

Para que puedas hacer el Camino de Santiago ligero de equipaje

 

¡Te llevamos tu mochila o maleta de alojamiento en alojamiento! Así podrás caminar más cómodo, sin cargas, y disfrutar al máximo de cada etapa. Nos encargaremos del traslado de tu equipaje día a día desde el albergue u hotel que nos digas hasta el siguiente.

 

Envío Bicicleta 

Para enviar tu bici al punto donde empiezas el Camino o desde donde lo acabas

 

Decide dónde quieres empezar tu Camino y envía tu bici hasta allí desde cualquiera de nuestras oficinas de Correos. Cuando acabes la ruta tendrás otra oficina postal cerca para poder enviarla a casa. La enviamos con un embalaje adaptado para que apenas tengas que desmontarla y asegurada. 

 

Envío Maletas

Para todo aquello que te sobra o te falta en tu mochila 

 

Con nuestro Paq Peregrino podrás enviar maletas o paquetes a cualquier punto del Camino de Santiago – albergue, hotel, oficina de Correos, etc- para disponer de ellos allí cuando llegues. Así podrás tener más ropa o enseres que lo que te lleves para caminar. También sirve para enviar aquello que decidiste meter en tu mochila para el Camino y que ya no te resulta útil. 

 

Tarjeta Prepago

Para que no te preocupes más que de disfrutar tu Camino 

 

En Correos tenemos una tarjeta prepago que no va asociada a ninguna cuenta corriente y que te permitirá hacer el Camino de Santiago sin tus tarjetas de crédito o débito habituales. Tan sólo tendrás que cargarla con el dinero que necesites o ir recargándola según se te vaya acabando el saldo. Una manera sencilla, segura y cómoda de llevar tu dinero al Camino. 

 

 

Sellos Credencial

Para que te lleves las mejores estampas en tu Credencial 

 

En las oficinas de Correos del Camino sellamos tu Credencial del peregrino con nuestros matasellos. Muchos de ellos tienen estampados algún lugar emblemático de la zona, así podrás guardarlo de recuerdo. 

 

 

Envíos de paquetes en el 

Camino de Santiago

Para que puedas enviar paquetes sin pasarte por ninguna oficina de Correos

 

Envía tus paquetes desde las más de cien oficinas que CORREOS tiene a lo largo del Camino de Santiago o desde alguna de las “Tiendas Amigas del Camino”, una red de tiendas y alojamientos desde donde también podrás hacer envíos de paquetes a cualquier hora. Este servicio te permitirá deshacerte de cosas que llevas en tu equipaje y ya no te hacen falta, comprar recuerdos, productos típicos… sin tener que preocuparte de cargar con ellos. 

 

 

Consigna Santiago

Para que visites la Catedral de Santiago o disfrutes de la ciudad sin cargas

 

Tenemos un servicio de Consigna en nuestra Oficina de Atención al Peregrino de la Rúa do Franco, que queda muy cerca de la Plaza del Obradoiro (a unos 150 metros). Allí podrás dejar tu mochila, maleta, bici, bastón… antes de entrar a la Catedral o para visitar Santiago sin pesos. 

 

Oficinas Correos

Para ayudarte en todas las necesidades que te surjan  

 

Tenemos más de 150 oficinas de Correos a lo largo de todos los Caminos de Santiago. Estaremos encantados de recibirte y ayudarte en todo lo que necesites.