Blog

Peregrinas que dejaron huella en el Camino de Santiago

Historia del Camino

Peregrinas que dejaron huella en el Camino de Santiago

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
19-08-2021

Peregrinos de toda Europa recorren desde hace siglos el Camino de Santiago. Junto a los millones de peregrinos anónimos que cada año visitan la tumba del Apóstol, muchos son los grandes nombres relacionados a la Historia jacobea. Todos ellos, hombres.

La presencia de las mujeres en la historia de las peregrinaciones y del Camino de Santiago ganó fuerza en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, a lo largo de la historia de las peregrinaciones encontramos mujeres que jugaron un papel importante.

Egeria fue la primera peregrina de la Historia. Jimena Garcés, la pionera en el Camino de Santiago. Gildeberta de Flandes pudo escribir el Códice Calixtino. Isabel II de Portugal dotó de albergues al Camino Portugués. Y Santa Brígida de Suecia mejoró las condiciones de la peregrinación a Roma, Jerusalén y Santiago.

Sus nombres no son tan conocidos como los grandes nombres relacionados a la Historia Jacobea. Pero su papel fue igual de importante. Hoy os contamos la historia de cinco peregrinas que dejaron huella.

Egeria. Para encontrar la primera mujer peregrina tenemos que remontarnos nada más y nada menos que a la época romana. Hablamos de Egeria, mujer de familia patricia que en el siglo IV peregrinó desde la antigua Gallaecia –la actual Galicia- hasta Tierra Santa.

Su nombre tiene un papel destacado en la historia de las peregrinaciones, ya que además de recorrer tan largo viaje, lo dejó por escrito. Su relato se encontró en el siglo XIX y permitió descubrir que las mujeres también participaban en las peregrinaciones cristianas, en qué condiciones lo hacían y cuáles eran sus sentimientos y sus emociones durante el trayecto.

Jimena Garcés. Y de la primera mujer peregrina de la que tenemos constancia a la primera mujer que peregrinó a Santiago. Jimena Garcés fue la esposa de Alfonso III, rey de Asturias. Junto a él inició el Camino a Santiago de Compostela para venerar los restos del Apóstol en el siglo X.

En la Edad Media contamos con varias referencias de mujeres que llegan a Santiago. Principalmente, mujeres nobles que acompañan a sus maridos en la peregrinación y de las que tenemos constancia gracias a los escritos de donaciones a la iglesia compostelana, como es el caso de Jimena Garcés.

Gildeberta de Flandes. ¿Y si el Códice Calixtino no lo hubiese escrito Aymeric Picaud, o por lo menos no en su totalidad, sino una mujer? Esta es la teoría de varios estudiosos que apuntan a Gildeberta de Flandes como autora o coautora de la célebre guía de viajes del Camino de Santiago.

Sabemos que Gildeberta acompañó a Aymeric Picaud en su peregrinación por el Camino Francés. Su nombre aparece referenciado en el propio Códice con la palabra latina “socia”. Hay quien piensa que solo era su compañera de viaje, otros dicen que eran su esposa y otros apuntan que podría ser la redactora o co-redactora. Sea como sea, lo cierto es que su nombre también debe pasar a la historia del Camino de Santiago, al ser una de las pioneras en recorrer la Ruta.

Isabel II de Portugal. La reina lusa, casada con don Dinis, fue la primer peregrina conocida en realizar el Camino Portugués. Peregrinó a Santiago en dos ocasiones y quedó tan impactada por la dura experiencia que tenían que vivir los os peregrinos que destinó importantes cantidades de dinero a dotar la Ruta de hospitales y centros asistenciales.

También dio cuenta de su experiencia por escrito, estableciendo en su Libro de Horas que de abril a septiembre eran los mejores meses para el peregrino, ya que partía con buen tiempo y regresaba antes de la vendimia y el frío.

Santa Brígida de Suecia. Su vida está ligada por entero a las peregrinaciones. Su primera vez en el Camino de Santiago fue junto a su marido. Hablamos de la primera mitad del siglo XIV, cuando ambos recorrieron la ruta a pie que separa Suecia de Santiago. A su vuelta, su esposo cayó enfermo y, meses después, murió.

Tras enviudar, dedicó sus bienes a obras de caridad y tras peregrinar a Santiago, Roma o Jerusalén, centró sus esfuerzos en fundar su propia orden: las brigidinas. Declarada santa por la Iglesia Católica en 1391, es además la santa patrona de Suecia, una de las patronas de Europa y de las viudas.

Desde entonces son muchas las mujeres que han seguido sus pasos y han hecho de la peregrinación su forma de vida.

Solas, en grupo, desde España o países lejanos. La presencia de la mujer en el Camino de Santiago es hoy muy importante. Las estadísticas lo corroboran: si tomamos los datos del año 2019, un 55% de las personas que recogieron su Compostela en Santiago fueron mujeres, frente a un 45% de los hombres.

Por eso, os invitamos a todas las peregrinas a que compartáis con nosotros vuestros motivos, vivencias y sensaciones en el Camino de Santiago. Como siempre, podéis hacerlo en los comentarios o a través de nuestras cuentas en Redes Sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

¡Buen Camino, peregrinas!

*La imagen de portada de este artículo es autoría de @caminographer.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *