Blog

Historia del Camino de Santiago

Historia del Camino

Historia del Camino de Santiago

Comparte

  • Facebook
  • Twitter

¿Cuál es el origen del Camino de Santiago? ¿Cómo surgió? ¿Cuál fue el primer peregrino que caminó hasta Compostela? Ahora que no podemos pisar el Camino es buen momento para pararse, reflexionar y echar la vista atrás.

Hoy os vamos a contar la historia del Camino de Santiago para que conozcáis el origen de la peregrinación actual. Y, por qué no, seguir pensando en el Camino aunque no estemos en él. ¿Os apetece? Vamos allá.

Origen del Camino de Santiago

Para buscar el origen del Camino de Santiago hay que remontarse a la época de Jesucristo y detenerse en la figura de uno de sus discípulos: Santiago. Sabemos por la Biblia que es natural de Galilea, hijo de Zebedeo y Salomé y que era conocido como “el hijo del Trueno” por su fuerte carácter. Fue uno de los seguidores más cercanos a Jesús, a quien acompañaría en los momentos más importantes de su vida.

A la muerte de Jesús, al igual que el resto de los Apóstoles, dedicaría su vida a predicar y extender el Evangelio por todo el mundo, llegando hasta tierras de Hispania. Poco se sabe a ciencia cierta de su periplo por la Península Ibérica pero la tradición cuenta que llegó hasta tierras de Gallaecia, la actual Galicia. Tras un arduo trabajo regresó a Palestina en el año 44 d.C., donde el rey Herodes Agripa I ordenaría su muerte. Santiago se convierte así en el primer Apóstol en morir por la fe cristiana.

Con la muerte de Santiago el Mayor comienza una gran aventura que acabaría conformando lo que hoy en día es Santiago de Compostela. Y, cómo no, una de las rutas milenarias más importantes del planeta: el Camino de Santiago.

 

Pintura de Santa María de Iguacel sobre la translatio del Apóstol Santiago

Traslatio: traslado del cuerpo del Apóstol Santiago a Iria Flavia

Desobedeciendo la orden del rey de dar sepultura a Santiago, sus discípulos Teodoro y Atanasio decidieron recoger su cuerpo y huir en una barca de piedra. Los tres viajaron sin timón, ni vela, supeditados a los designios del Santo hasta llegar a la costa norte de la Gallaecia y remontar el río Ulla. Es lo que en la tradición jacobea se conoce como Translatio, que cada 31 de diciembre se recrea en la Catedral de Santiago.

Iria Flavia sería su destino, amarrando la barca a un miliario de piedra conocido como el ‘Pedrón’, que hoy en día puede verse en la iglesia de Santiago de Padrón. Aquí comenzaría una nueva aventura para los discípulos del Apóstol: la de conseguir enterrar el cuerpo de Santiago.

Iria Flavia estaba gobernada entonces por la reina Lupa, mandataria pagana que sometió a Teodoro y Atanasio a duras pruebas antes de concederle permiso para dar sepultura al Apóstol Santiago. La más conocida es la de los bueyes que los discípulos de Santiago piden a la reina para poder transportar el cuerpo. Para impedir sus planes, Lupa les dejó unos bueyes salvajes. Pero ante las oraciones de Teodoro y Atanasio, los animales se hicieron dóciles y permitieron trasladar el cuerpo del Apóstol.

Cuenta la leyenda que son los propios bueyes los que deciden finalmente el lugar del enterramiento de Santiago. Sería en una zona cercana a la fuente en la que se pararon a beber y que hoy en día se conserva en la Rúa do Franco de Santiago, a apenas 100 metros de la Catedral y de la Plaza del Obradoiro.

Ante este milagro, la reina Lupa se convertiría al cristianismo y proporcionaría un sepulcro al Apóstol. Es lo que conocemos como Arca marmárica, que quedó al cuidado de los discípulos de Jesús. A su muerte, sus cuerpos fueron enterrados junto a los de su señor y la tumba quedó en el olvido durante siglos.

Pintura que representa el momento en que el obispo Teodomiro encuentra la tumba del Apóstol

Pelayo y el Campus Stellae

Ocho siglos tendrían que pasar para que los restos del Apóstol fuesen reencontrados. El responsable fue Pelayo, un humilde ermitaño que vivía en el monte Libredón. Corría el año 823 (siglo IX) cuando Pelayo comenzó a ver en el cielo unos destellos luminosos y como unas estrellas señalaban un lugar concreto.

Tras ver el fenómeno varias noches, el ermitaño decidió abandonar su cueva y corrió a contárselo a Teodomiro, obispo de Iria Flavia. Tal era la insistencia de Pelayo que el obispo decidió comprobar con sus propios ojos el fenómeno estelar. Ambos decidieron acercarse al lugar y descubrieron oculto un sarcófago con tres cuerpos. El obispo Teodomiro se dio cuenta enseguida cuenta que acababan de encontrar la tumba del Apóstol.

Alfonso II, el primer peregrino de la historia

Ante la importancia del hallazgo, Teodomiro decide desplazarse a Oviedo, capital del reino, y contárselo al monarca Alfonso II, el Casto. El rey es consciente de la importancia del descubrimiento y decide trasladarse personalmente para verlo. Así, el rey Alfonso II se convierte en el primer peregrino de la Historia. Y su recorrido entre Oviedo y la tumba del Apóstol, en la primera Ruta Jacobea, la que hoy conocemos como Camino Primitivo.

El propio monarca mandará construir un templo para albergar los restos del Apóstol y que sea digno de visitar por parte de otros monarcas cristianos. Este será el inicio de lo que es hoy la Catedral de Santiago y de la conformación del ‘Campus Stellae’, la actual Santiago de Compostela.

Pelayo y Teodomiro le comunican al rey Alfonso II el descubrimiento de la tumba del Apóstol

Importancia del Camino de Santiago

A esta primera peregrinación de Oviedo a Santiago le sucederían en seguida muchas más. La noticia se fue extendiendo como la pólvora, no solo en lo que hoy conocemos como territorio español, sino por toda Europa.

Los monarcas cristianos iniciaron así su peregrinación a Santiago. Primero a través del hoy denominado Camino del Norte, una Ruta que recorría todo el norte peninsular y evitaba los territorios conquistados por musulmanes.

A medida que la Reconquista fue avanzando, el recorrido más popular comenzó a ser el que comenzaba sus pasos en territorio español en Roncesvalles o Jaca. Hablamos del Camino de Santiago Francés, que el monje Aymeric Picaud inmortalizó en el famoso Códice Calixtino en el siglo XII. Se trata de una primigenia guía de viaje en la que aparecen detallas las etapas del Camino Francés, alojamientos, monumentos…

Con el paso del tiempo surgieron otras rutas del Camino de Santiago por toda Europa y toda la Península. Podéis ver las principales rutas de peregrinación a su paso por España en nuestra sección web dedicada a Los Caminos.

El Camino de Santiago no es un solo un itinerario que dirige nuestros pasos a la tumba del Apóstol. Con los siglos, se ha convertido en una vía de civilización y de desarrollo cultural, artístico y social en toda Europa. Por ello, el Camino de Santiago fue declarado Patrimonio de la Humanidad además de convertirse en el primer Itinerario Cultural Europeo.

Esperamos que os haya gustado este resumen de cuál fue el origen del Camino de Santiago. Y que os haya ayudado a volver al espíritu del Camino aunque no estemos físicamente en él. Si es así, no dudéis en compartirlo. ¡Buen Camino, peregrinos!


Comentarios
Vall Rob
Gracias.. importante informacion..
29-10-2020

Jose Felix
Las imágenes del artículo deberían estar referenciadas, es decir que son y de donde provienen porque sino carece de interés
17-05-2020

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *