Blog

Cuando el Camino acaba en Fisterra

Cultura y tradiciones del Camino

Cuando el Camino acaba en Fisterra

Comparte

  • Facebook
  • Twitter

Según la leyenda, los discípulos que acompañaron el cuerpo de Santiago viajaron a Dugium, la actual Fisterra, para pedir permiso a las autoridades romanas para enterrar al Apóstol en el lugar señalado, que siglos después se convertiría en Santiago de Compostela.

Así nació el Camino a Fisterra, una continuación de la ruta cada vez más popular entre los peregrinos que, al llegar a Compostela, deciden seguir  su Camino durante otras 4 etapas hasta Finisterre para conocer uno de los lugares más mágicos de la Costa da Morte y de toda Galicia. Si estás pensando en llegar hasta allí para ver con tus propios ojos 'el fin del mundo', aquí te dejamos cuantas cosas para hacer y ver cuando llegues allí.

¡Disfruta de los últimos kilómetros!

1. Posar en el Kilómetro 0 y ver atardecer en el faro

fisterra atardecer         

Los ritos peregrinos se concentran principalmente en el Cabo Fisterra, a unos 3 kilómetros del pueblo, donde encontraréis el Faro. Construido en 1893 es el faro situado más al oeste de Europa, el más próximo a América, y desde allí se tienen unas grandes vistas del Océano y de toda la Ría de Corcubión.  En los alrededores del Faro se encuentra el famoso mojón del kilómetro cero. La foto del este último hito del Camino se ha convertido en toda una tradición. Pero no es la única: también la escultura de la bota del peregrino que encontraréis en las rocas es uno de los motivos favoritos de quienes llegan hasta aquí.

atardecer en el faro km 0 peregrina en fisterra

Después de las fotos de rigor, toca disfrutar y relajarse. Y para eso, nada como ver una puesta de sol desde los alrededores del faro. Ver al sol ponerse sobre el Océano en este lugar tan mágico es una de las experiencias que te llevarás el Camino. Al atardecer, sobre las rocas, se van reuniendo allí peregrinos y visitantes para contemplar cómo desaparece el sol en este lugar. Durante muchos años se consideraba que este era el lugar donde se apagaba el sol cada noche, el "Finis Terrae".  Si eres más de verlo desde  la orilla, también puedes acercarte a la playa de Mar de Fora, justo a un lado del faro, o desde alguna de las otras playas cercanas, como la de O Rostro. Casi desde cualquier sitio, si te coincide buen tiempo,  podrás disfrutar de la belleza del atardecer en esta costa llena de leyendas.

2. Bañarte en la playa de Langosteira

langosteira fisterra

Otro de los ritos peregrinos es el de bañarse en la playa de Langosteira, dos kilómetros antes de llegar al pueblo de Fisterra, como forma de purificarse (literal y simbólicamente) antes de llegar al final del Camino. Hoy en día muchos peregrinos continúan esta costumbre. Desde luego, a nadie le disgusta un baño después de un día de caminata... ¡aunque la temperatura del Atlántico puede echar a muchos para atrás!

3. Conseguir la 'Fisterrana'

¿Sabes que el Camino a Fisterra también tiene su certificado? Se llama Fisterrana y es el equivalente a la Compostela que se obtiene al completar el Camino hasta Santiago. Podrás conseguirla en en el Albergue de Peregrinos de Fisterra, justificando tu Camino con los sellos en la misma Credencial que se utiliza hasta Santiago. Si desde Fisterra te animas a seguir la variante a Muxía hasta el Santuario de la Virgen de la Barca también puedes conseguir la 'Muxiana' y volver a casa con tres certificados de peregrinación. ¡Casi nada! ;-)

4. Visitar la lonja de Fisterra y homenajearte con una mariscada

Fisterra es un pueblo de tradición marinera. Y eso se nota en sus calles, en su arquitectura y en su vida cotidiana... pero sobre todo en la zona del puerto.

fisterra mariscoLa visita a la lonja es obligada y todo un gusto para los sentidos: allí podrás ver los mejores pescados y mariscos que nos regalan las bravas aguas de la Costa da Morte.

Aquí, el marisco es el rey de los fogones, así que no dejes pasar la ocasión darte un homenaje. Te recomendamos especialmente las navajas (que aquí llama 'longueiróns), y a las que de hecho se dedica una fiesta gastronómica en agosto.

5. Pasear por Fisterra pueblo y visitar algún monumento

Fisterra es un pueblo pequeño, pero tiene mucho patrimonio artístico, etnográfico y natural que no puedes irte sin ver, aunque sea con un pequeño paseo. El castillo de San Carlos (del siglo XVIII), la capilla de Nosa Señora do Bo Suceso, la 'Casa do Cuadrante' (que fue hostal de peregrinos en tiempos), la 'Casa do Porto', la iglesia de Santa María das Areas o los numerosos cruceiros de la zona. ¡Las callejuelas de Fisterra guardan muchas sorpresas para quien lleva los ojos abiertos!

6. Cosas que NO debes hacer

Además de nuestras recomendaciones, también queremos apuntar algunas cosas que no deberás hacer al llegar a Finisterre, para que, entre todos, ayudemos a conservar este lugar mágico.

 
fisterra quemar ropa

Quemar Ropa 

Esta práctica podría ser una copia del ritual medieval de quemar la ropa en la Cruz dos Farrapos, hoy situada en los techos de la Catedral de Santiago. No nos preocupa tanto el origen de este falso rito como el hecho de que se siga haciendo.  Desde el propio ayuntamiento de Fisterra llevan tiempo intentando concienciar a los peregrinos sobre por qué desaconseja seguir este supuesto rito e incluso han colocado varias señales advirtiendo de la prohibición.  Quemar ropas allí modifica y ensucia el entorno y además puede suponer un riesgo importante de incendio ya que el viento en esta zona es muy fuerte y cambiante y aunque pienses que no va a pasar nada... a veces pasa, como en este caso de hace apenas una semana en el que dos peregrinos quemando unas botas causaron un incendio en el Cabo.

Abandonar las botas

Vale que están destrozadas y huelen mal. Pero la supuesta tradición de abandonar las botas u otras prendas de ropa que has llevado encima en el Camino es casi tan perjudicial como la de quemarla.  ¡Esperamos que seas de los que cuidan su alrededor y no sigas este ejemplo!

Si has hecho el Camino a Fisterra, cuéntanos lo que más te gustó o si descubriste algún rincón especial. Si aún no has llegado, esperamos que esta pequeña guía te ayude a disfrutar de las últimos momentos de tu Camino de Santiago... Recuerda también que si necesitas nuestra ayuda en el Camino, podemos llevar tu mochila etapa a etapa hasta el Fin del Mundo y que en Fisterra tenemos una oficina postal desde donde puedes enviar tu bici o tu maleta de vuelta a casa.

¡hasta el siguiente!

¡Buen Camino!


Comentarios
Manuel Bellido Sánchez
Tengo un vello recuerdo cuando llegue a Fisterra con mi hermano Eduardo, compañero de los camino, era un día lluvioso mi hermano subió al faro y al poco rato me llamo diciendo, sube que podremos ver la puesta de sol yo no me lo podia creer pues a bajo en el puerto estaba nublado, me llevo un taxi hasta el faro y me comento el taxista no veréis nada, los dos nos llevamos una gran sorpresa el cielo se estaba despejando (comentario del taxista) si no lo veo no lo creo. Fue la cosa más emocionante que nos ha pasado en los caminos
10-09-2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *