Blog

Viaje postal por el Camino Lebaniego

Lugares del Camino

Viaje postal por el Camino Lebaniego

Comparte

  • Facebook
  • Twitter

No todos los Caminos de Santiago llevan hasta el Apóstol. Este es el caso del Camino Lebaniego, una Ruta de peregrinación jacobea que transcurre por tierras de Cantabria. En lugar de la Catedral de Santiago, el destino final es la iglesia de Santo Toribio de Liébana, a donde acuden los peregrinos para venerar una de las reliquias más importantes de la cristiandad: el mayor trozo conocido de la Cruz de Cristo.

Correos ha decidido rendirle un homenaje a ese itinerario jacobeo en forma de carné filatélico. Son sellos dedicados a dos emblemas de esta Ruta: la iglesia Santa María de los Ángeles, en San Vicente de la Barquera; y la iglesia de Santo Toribio de Liébana.

Hoy os invitamos a recorrer con nosotros esta Ruta Jacobea y a descubrir a través de los sellos los lugares más significativos del itinerario

La peregrinación de los crucenos

El Camino Lebaniego es una de las Rutas de peregrinación incluidas en los Caminos de Santiago del Norte peninsular, reconocidos por la Unesco como Patrimonio Mundial.

 

Mapa del Camino Lebaniego

Surge en la Edad Media, cuando los peregrinos que caminaban a Santiago se desviaban de su Ruta para adorar los restos de Santo Toribio de Liébana, al que se le otorgaban propiedades curativas y milagrosas, y el Lignum Crucis, parte del madero en el que se clavó a Cristo. Por este motivo, a los peregrinos del Camino Lebaniego se les conoce como “crucenos”, los que llegaban a adorar la Cruz.

Para tomar el Camino Lebaniego, el peregrino solo tiene que desviarse del Camino del Norte en Muñorrodero, a 12 kilómetros de San Vicente de la Barquera. Desde allí, tres etapas son suficientes para alcanzar Liébana, un recorrido caracterizado por entornos naturales de gran belleza que se combinan con joyas del patrimonio cántabro.

El Camino Lebaniego cuenta con su propia credencial y un documento específico que acredita haber hecho la peregrinación a Santo Toribio: la Lebaniega.

Jubileo lebaniego

El Camino Lebaniego cuenta con la celebración de su propio Año Santo: el Año Jubilar Lebaniego. Su celebración se inicia en el siglo XVI a raíz de la bula del Papa Julio II en 1512, que otorgaba este privilegio. De esta forma, los peregrinos que se dirigen a Liébana y cruzaban la Puerta del Perdón de la iglesia de Santo Toribio reciben la indulgencia plenaria, es decir, el perdón de todos sus pecados.

 

Peregrinos recorriendo el Camino Lebaniego

Peregrinos realizando el Camino Lebaniego. Imagen de Turismo de Cantabria

El Año Jubilar Lebaniego se celebra cuando el 16 de Abril, Festividad de Santo Toribio, cae en domingo. Tras el celebrado en 2017, el próximo Año Jubilar Lebaniego tendrá lugar en 2023.

Carné filatélico del Camino Lebaniego

Para rendirle homenaje a esta Ruta Jacobea, Correos acaba de lanzar su nuevo carné filatélico dedicado precisamente al Camino Lebaniego. Este nuevo producto para amantes de la filatelia y del Camino es la 3ª entrega de la serie sobre Los Caminos de Santiago del Norte Peninsular. Se trata de un original homenaje filatélico con los lugares más representativos de cada uno de estos itinerarios que fueron declarados Patrimonio Mundial de la Unesco en 2015.

 

Carné filatélico del Camino de Liébana

Esta serie se inauguró con el Camino Costero a través de un carné troquelado con el perfil de la costa norte de la Península, que incluye ocho sellos con puntos destacados de la Ruta como el monasterio de Zenarruza, la Colegiata de Santa Juliana de Santillana del Mar, el Conventín de Valdediós o la portada del Hostal de los Reyes Católicos de Santiago.

El Camino Primitivo fue el protagonista de la segunda entrega, con sellos protagonizados por el Rey Alfonso II, precursor de esta Ruta que une Oviedo y Santiago; las catedrales de Oviedo y de Lugo o el cruceiro de Melide, el más antiguo de Galicia.

El carné filatélico dedicado al Camino Lebaniego también está formado por ocho sellos, protagonizados por dos joyas de la Ruta: la iglesia Santa María de los Ángeles, de San Vicente de la Barquera; y la iglesia de Santo Toribio de Liébana.

San Vicente de la Barquera y Liébana, protagonistas

El primero de los sellos tiene como motivo la Iglesia de Santa María de los Ángeles de San Vicente de la Barquera. Declarada Bien de Interés Cultural en el año 1931, domina toda esta bonita villa cántabra y está rodeada por una muralla en la que se puede ver la conocida como “puerta de los peregrinos”, aquella por la que las personas que realizan la ruta jacobea deben pasar al hacer su recorrido. Esta iglesia es uno de los ejemplos más destacados de la arquitectura gótica en Cantabria y uno de los símbolos del Camino de Santiago del Norte.

 

Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Monasterio de Santo Toribio de Liébana. Imagen de Turismo de Cantabria

El segundo de los sellos está dedicado a la Iglesia de Santo Toribio de Liébana, el edificio más importante del monasterio declarado Monumento Nacional en 1953. Sus primeras construcciones datan del siglo VIII, cuando según cuenta la tradición, trasladaron hasta aquí los restos de Santo Toribio de Astorga y las reliquias del Lignum Crucis por tratarse de un lugar seguro en territorio cristiano en plena Reconquista.

En el siglo XIII se levantaría la actual iglesia, con el apoyo económico de los fieles, y en el siglo XVIII la capilla que actualmente recoge la reliquia que la ha convertido en lugar de peregrinación.


Comentarios
Fernando Cammarota
Muchas gracias por la información, hemos realizado 2 veces el francés y el años pasado el portugués de la Costa, Dios mediante y cuando termine la pandamia volveremos a recorrer los hermosos paisajes españoles y a compartir con sus gentes que son a decir verdad, lo mejor que tiene el Camino. Un abrazo fuerte y bendiciones para vosotros desde Patagonia Argentina.
09-04-2020

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *