Blog

Caminar por la Paz en el Camino de Santiago

Los valores del Camino en 12 meses

Caminar por la Paz en el Camino de Santiago

Comparte

  • Facebook
  • Twitter

Este año hemos decidido destacar los 12 valores que mejor representen esta aventura que es el Camino de Santiago. En el Camino hay historias nuevas cada día llenas de superación, buenas acciones, alegría, esfuerzo y dolor. Todo acaba con una satisfacción indescriptible en la llegada, pero también con un vacío interior por haber finalizado el trayecto. Y es que el Camino de Santiago es uno de esos lugares donde lo verdaderamente importante es disfrutar del viaje, sin preocuparse por las metas.

Esta es la clave del valor que destacamos este mes de marzo, la Paz. Porque en este viaje se une la armonía entre peregrinas y peregrinos con la reconciliación con nosotras mismas para alcanzar un estado de paz interior. Para hablar de ello, os queremos presentar a una persona que ha vivido esta sensación en su piel y a la que esto le ha cambiado la vida. Ella es Mony Dojeiji y es embajadora de una medicina muy especial: Caminar como remedio a todos nuestros males.

Mony Dojeiji. Caminar por la Paz

A Mony, esta experiencia le ha llevado a escribir un libro. Walking for Peace, an inner journey, también en versión castellana Caminando por la Paz, un camino interior, en el que cuenta cómo el peregrinaje ha cambiado su espíritu y su carácter. “Me di cuenta rápido de que el peregrinaje no es meramente el acto de caminar hacia un lugar sagrado, sino hacia un destino incluso más sagrado: mi propio yo interior”

“Para mí la Paz es un estado en el que mantenerse. No importa lo que pase en mi mundo externo, soy capaz de mantener calma interior y responder en consecuencia”. Nos cuenta Mony Dojeiji sobre la Paz. Para ella es un valor interior y un estado al que llegar. Su forma de alcanzarla es el peregrinaje.

Así, caminando durante 5.000 kilómetros de Roma a Jerusalén y haciendo el Camino de Santiago dejó el miedo a un lado para buscar amor: “Abrir mi corazón al amor fue permitir a la Paz que entrase y echase raíces”. Su modo de hacerlo fue: “Confiar en que el camino me conduciese hacia la gente y las experiencias que me servirían para mi crecimiento emocional y mental”.

mony dojeiji caminar por la paz

Mony hizo 5000 kms a pie desde Roma a Jerusalén

El Camino de Santiago es único

En esta afirmación Mony Dojeiji coincide con nosotros, y es que el Camino es único: “Lo es en su capacidad de reunir a peregrinos de todo el mundo para compartir una experiencia común. No importa de dónde vengas ni a qué te dediques, en el Camino eres una peregrina dando un paso a cada vez, como cualquier otro peregrino”

 

“En el Camino no importa de dónde vengas ni a qué te dediques”

 

Otra de las cualidades de nuestra Ruta Jacobea es la de unirnos a todo tipo de personas y permitirnos conocerlas mientras compartimos camino: “Se crea una intimidad inmediata y una experiencia compartida, permitiendo que desconocidos se abran unos con otros para unirse en esta experiencia de caminar”.

El Camino disuelve fronteras

“Existe un sentimiento universal de hermandad. Extraños se ayudan mutuamente, se disuelven las fronteras y las identidades y caminamos apreciando todo lo que nos rodea. Estos son los fundamentos de la Paz que los peregrinos llegan a vivir en el Camino”

Por otro lado, este Camino aunque tiene un marcado origen religioso, va atrayendo a personas con todo tipo de creencias que, a pesar de todo, se mantienen en armonía: “No importan las creencias espirituales, cada peregrino está tocado por una magia especial que impregna los caminos, las catedrales y los espacios sagrados. Todo esto invita a la introspección y nos conecta con algo mucho más grande que nosotros”, nos dice Mony al tiempo que recuerda los orígenes del Camino: “Los pasos de los primeros peregrinos contagian al peregrino de hoy con su fe, su energía y su amor para continuar el viaje”.

 

mony dojeiji caminar por la paz

Consejos de una peregrina experta

Para alcanzar esa paz interior de la que tanto hemos hablado, Mony nos aconseja: “Es bueno tener planes y objetivos, pero hay que dejar la necesidad de controlar cada paso del Camino. Es importante confiar un poco más en uno mismo y en los demás y en que recibiremos lo que necesitemos. Hay mucho amor en el Camino y se nos revela cuando tenemos el coraje de abrirnos para recibirlo. Los caminos, los hospitaleros y los voluntarios están ahí para apoyarte. No caminas solo”.

Mony es de ese tipo de peregrinas que prefieren dejar la tecnología en casa: “Usa tu tiempo para mirar hacia dentro, para reflexionar sobre quién eres como persona y en cómo puedes crecer hacia una mejor versión de ti, que sea más fiel a la paz y al amor que a la ira y el miedo”.

Por último, nos dice: “Baja el ritmo. Respira profundo. Encontrarás paz cuando focalices tu atención en donde estés en cada momento y te concentres en lo que está ante nosotros. Cuando estamos presentes, estamos en paz y podemos transmitírsela a los demás”.

En definitiva, a Mony el Camino le ha cambiado la vida y al mismo tiempo su carácter, que se ha ido formando con el peregrinaje: “Vivo los valores del peregrino a diario: Sonrío a extraños y les doy los buenos días, tiendo una mano sin esperar algo a cambio y sin miedo y doy gracias por cada regalo y por la oportunidad que he tenido de compartir mis experiencias peregrinas con el mundo” y añade: “Además, en el Camino conocí al hombre que se convertiría en mi marido. Juntos tenemos una hija peregrina. El Camino ha aportado mucho a mi vida”

¡¡Buen Camino a tod@s l@s peregrin@s!!


Comentarios
El Camino Con Correos
Muchas gracias a vosotros y en especial a ti Mony por abrirte y contarnos tu historia personal.
15-03-2017

Mony y Alberto
Gracias por la oportunidad de compartir nuestra peregrinacion por la paz!
14-03-2017

Mony y Alberto
Gracias por la oportunidad de compartir nuestra peregrinacion por la paz!
14-03-2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *