Blog

Lugares mágicos del Camino de Santiago

Lugares del Camino

Lugares mágicos del Camino de Santiago

Comparte

  • Facebook
  • Twitter

El Camino de Santiago es una experiencia única. La espiritualidad, la solidaridad entre peregrinos y hospitaleros, el sentimiento de acogida…

Son muchos los factores que hacen de las Rutas Jacobeas una vivencia inolvidable. Y muchos los lugares y las etapas del Camino que lo hacen posible. No solo por estar salpicada de algunos de los pueblos más bonitos de España o por su alta riqueza histórica y artística, sino por lo que vivimos en ellos. Hoy os invitamos a recorrer virtualmente el Camino Francés a través de diez lugares mágicos que nos encontramos en esta Ruta.

Alto del Perdón, Navarra

Comenzamos este recorrido por la magia del Camino de Santiago en lo alto. Concretamente a 770 metros de altitud, “donde se cruza el camino del viento con las estrellas”.

Alto del Perdón, Camino Francés

El Alto del Perdón, en Navarra, es un lugar mítico para cualquier persona que realiza el Camino Francés. Hoy en día, encontramos en su cima uno de los homenajes al peregrino más populares de la Ruta Jacobea: el ‘Monumento al peregrino’ de Vicente Galbete, que representa a caminantes de todas las épocas.

Pero el Alto del Perdón siempre fue un punto mágico del Camino de Santiago. Aquí se alzó hasta el siglo XIX una ermita dedicada a la Virgen del Perdón y aquellos peregrinos que llegaban hasta aquí conseguían el perdón de sus pecados si la muerte los alcanzaba antes de llegar a Santiago. 

Convento de San Antón, Castrojeriz

Es uno de los iconos jacobeos al que rodea un halo especial. El Convento de San Antón, a 2 kilómetros de Castrojeriz, es verdaderamente un lugar muy especial del Camino de Santiago y muy ligado a la Ruta desde su inicio.

Convento de San Antón, Camino Francés

Los Hermanos Antonianos lo fundaron en el siglo XII. Contaba con una iglesia una hospedería que funcionaba también como hospital de peregrinos y su respectivo cementerio. Ahora solo podemos ver sus ruinas entre las que, no obstante, sigue latiendo el espíritu de acogida y hospitalidad del Camino.

Desde 2002, Ovidio Campo reconvirtió lo que queda de estas instalaciones en un humilde albergue en el que se ofrece una cama para pasar la noche, una ducha de agua fría, un plato de comida y, sobre todo, mucho amor y cariño. Es, sin duda, una oportunidad para vivir el espíritu del Camino de Santiago, donde los valores no son otros que los de acoger y compartir..

Cruz de Fierro, Foncebadón

La Cruz de Fierro es el punto más alto del Camino Francés y el de mayor simbolismo. Situado a apenas dos kilómetros de Foncebadón, en este alto encontramos el humilladero vivo más grande de España y Europa, una acumulación de piedras traídas por peregrinos de todo el mundo. En lo alto se colocó una cruz de hierro para orientar a los caminantes en invierno, cuando la nieve cubría el propio Camino.

Cruz de Fierro, lugar mágico del Camino Francés

Se trata de un lugar mítico del Camino de Santiago ya que la tradición dice que todo peregrino debe cumplir con un ritual: dejar allí una piedra de su lugar de origen o recogida en la propia Ruta y así formar parte del Camino para siempre.

La Cruz de Fierro se ha convertido en un lugar donde permanecen los sueños, las promesas, las ilusiones, los sentimientos e incluso también los problemas de los millones de peregrinos que han pasado por aquí a lo largo de los siglos. Un lugar especial, espiritual y mágico del Camino de Santiago.

Monte do Gozo, Santiago

La emoción del llegar a la plaza del Obradoiro y finalizar el Camino de Santiago es única. Pero si hubiese un lugar en el que el sentimiento jacobeo está casi tan a flor de piel es el Monte do Gozo. Desde aquí, el peregrino divisa por primera vez Santiago de Compostela y las torres de la Catedral, convirtiéndose en un lugar mágico.

Monte do Gozo, en Santiago de Compostela

Su nombre se debe, precisamente, a esta sensación de felicidad que embarga al peregrino al llegar aquí tras su larga andadura. Recibe este topónimo desde la Edad Media y aparece en el Códice Calixtino con su nombre en latín: Mons Gaudii.

Fisterra

La magia del Camino no acaba en Santiago de Compostela. Desde tiempos inmemoriales, son muchos los peregrinos que deciden prolongar su Ruta y llegar hasta uno de los lugares más mágicos del planeta: el Finisterrae o ‘Fin de la Tierra’.

Fisterra, final del Camino de Santiago

El Camino a Fisterra es una ruta milenaria que se remonta a civilizaciones prehistóricas, que continuó con los celtas y que fue asimilada por el cristianismo. Nace de la tradición de caminar hacia el oeste, siguiendo el movimiento del sol, para descubrir los límites del mundo conocido. Fisterra es uno de esos puntos mágicos en los que el sol es engullido por el océano, creando una atmósfera muy mágica y llena de espiritualidad.

Lugar lleno de tradiciones y mitos, en Fisterra el peregrino debe cumplir con tres ritos: de purificación, con un baño en la playa de Langosteira; muerte, deshaciéndose de algo material; y de resurrección, contemplando la espectacular puesta del sol en los acantilados del cabo Fisterra.

Hay muchos más lugares mágicos en el Camino de Santiago. Como O Cebreiro y su iglesia de Santa María la Real, San Juan de Ortega y su monasterio o el misterio de Santa María de Eunate.

Por eso os invitamos a que nos contéis en comentarios o nuestras Redes Sociales (Facebook, Twitter e Instagram) qué lugares fueron especiales en vuestra peregrinación a Santiago. ¡Buen Camino!


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *