Blog

El Camino de Santiago en familia

Consejos para hacer el Camino

El Camino de Santiago en familia

Comparte

  • Facebook
  • Twitter

El Camino de Santiago en familia no solo es una opción viable, sino también recomendable. Niños y adultos comparten una Ruta milenaria en la que descubrir la naturaleza, poner en práctica los valores jacobeos y empaparse de historia, tradición y leyenda.

Realizar el Camino de Santiago con niños conlleva, eso sí, una preparación previa. Desde escoger la Ruta Jacobea más adecuada para disfrutarla entre todos, a planear las etapas y alojamientos o ponerse en forma antes de partir. Hoy recopilamos algunos consejos por si el Camino de Santiago es vuestra opción de vacaciones en familia para este verano.

¿El Camino de Santiago con niños es posible?

La respuesta es sí. El Camino de Santiago se adapta perfectamente a todo tipo de peregrinos, desde los más jóvenes a los de mayor edad. Solo hay que adaptar el grado de dureza y dificultad de la Ruta a todos los miembros de la familia y nunca hacer más esfuerzo del previsto o del necesario.

A pesar de que el Camino de Santiago es apto para todos los públicos, puede surgir la duda de cuál es la edad recomendada para realizar alguna de las Rutas Jacobeas. Aunque los padres son los que mejor conocen a sus hijos y sus capacidades, se recomienda no hacer el Camino con niños menores de 3 años.

A mayores, los expertos recomiendan salir a la Ruta con algún tipo de apoyo (un carrito infantil de montaña o vehículo similar) en caso de que decidas hacer el Camino con niños menores de 6 años.

¿Cómo planificar el Camino de Santiago con niños?

Antes de empezar nuestro Camino de Santiago con niños es necesario planificar bien la Ruta Jacobea. Hacerlo es muy sencillo. Solo tenemos que tener en cuenta tres puntos clave:

Camino de Santiago con niños

¿Cuál es el Camino más adecuado para recorrer con niños? Todos los Caminos a Santiago proporcionan al peregrino una experiencia distinta y única. Pero si decidimos caminar con niños debemos optar por trayectos cuya dificultad sean más bien medio-baja y que cuenten con una red de servicios amplia y estable.

De todas las Rutas Jacobeas, las más adecuadas para recorrer con niños son el Camino Francés, por su abundante red de alojamientos y servicios, y el Camino Portugués, que cuenta con un trazo suave y sin grandes desniveles.

Elijas la Ruta que elijas, recuerda que no es necesario recorrer el Camino completo de una sola vez. Puedes optar por realizar el Camino de Santiago en una semana o ir haciéndolo por tramos.

Ponerse en forma para el Camino de Santiago. Al igual que los adultos, los niños deben llegar en forma al Camino de Santiago. Para ello, es recomendable salir regularmente a hacer excursiones unos dos meses antes de empezar la Ruta.

Primero rutas cortas y después, ir incrementando poco a poco la distancia hasta llegar a los kilómetros que recorreréis cada día. Lo ideal es realizar rutas de senderismo por terrenos similares a los del Camino para que se vayan adaptando.

Recordad que nunca se debe estrenar calzado en el Camino de Santiago. Lo recomendable es llevar a las excursiones previas las botas o zapatillas que usarán durante su peregrinación. Así se acostumbrarán al calzado y podrán prevenir las ampollas o rozaduras tan típicas del Camino.

¿Caminar con peso o libre de cargas? Cada familia deberá decidir también si hace el Camino de Santiago con mochila o sin ella. Si optáis por la opción de cargar con vuestras pertenencias a la espalda, recordad incorporar la mochila a las caminatas preparatorias. Al principio ligera, para que el cuerpo se vaya acostumbrando, y después ir progresivamente incorporando peso.

Si preferís caminar libre de cargas, os recordamos que ponemos a vuestra disposición el Paq Mochila, el servicio de transporte diario de mochilas o maletas, de alojamiento en alojamiento. Además, podréis contratarlo y pagarlo online para evitar molestias durante el Camino. Y si surge algún contratiempo podréis modificar la reserva o incluso anularla 24 horas antes de empezar a caminar.

¿Cuál es la distancia recomendada para una etapa del Camino de Santiago con niños?

La duración de cada etapa debe responder a la resistencia y la forma física de los miembros de la familia. La media recomendada para una etapa del Camino de Santiago con niños es de unos 15 kilómetros diarios. En todo caso, no se recomienda superar los 20km por día.

Para evitar sobrecargas y lesiones, los primeros días podemos optar por etapas más suaves o de menor distancia. Además, se recomienda descansar cada hora y tomar alimentos que aporten energía como zumos, fruta o frutos secos.

La distancia no es el único factor que debemos tener en cuenta. A la hora de caminar es mejor hacerlo solo por la mañana, de forma que se evitan las horas de más calor al tiempo que permitimos a los niños descansar por la tarde y realizar otras actividades complementarias.

Beneficios del Camino de Santiago en familia

Recorrer el Camino de Santiago en familia permitirá a todos sus miembros vivir una experiencia única. En ella podrán estrechar lazos familiares y vivir con valores jacobeos como el de la fraternidad o el de la solidaridad.

Los niños también pueden ser peregrinos en el Camino de Santiago

Una familia disfruta en la plaza del Obradoiro de Santiago. Foto: Manuel Blanco

 

El Camino de Santiago ofrece, además, unas vacaciones sanas en medio de la naturaleza, en las que practicar ejercicio al tiempo que se descubren diferentes paisajes y se conocen todo tipo de especies de fauna y flora. Las Rutas Jacobeas también están llenas de historia y leyendas que se les pueden contar a los pequeños a su paso, enriqueciendo las vacaciones y sus conocimientos.

Y para hacer más ameno el Camino de Santiago pueden introducirse toda una serie de juegos como conseguir los sellos necesarios en la Credencial para obtener la Compostela, buscar y seguir las flechas amarillas, descubrir algunos de sus monumentos o recopilar algunos de los peregrinos más famosos de las Rutas.

Como veis, el Camino de Santiago en familia puede convertirse en una auténtica aventura que dejará huella en niños y adultos. Si os animáis a hacerlo, no dudéis en compartir con nosotros vuestras experiencias. Y si ya lo habéis hecho, dejadnos vuestros consejos o recomendaciones para disfrutar de un Camino de Santiago con niños.

*La foto que ilustra este artículo es de Luis Alfonso Morales Pena


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *