Vía da Prata

Mérida - Alcuéscar

36 km Dificultad
La salida de Mérida se realiza aproximándose al acueducto romano de Los Milagros, hasta enlazar el carril verde de la carretera que va hasta la presa de Proserpina. Este embalse fue construido por el emperador Augusto para abastecer a Mérida de agua, a través del acueducto que se acaba de citar. Una obra de gran envergadura, todo un hito para la época, que cuenta con una longitud de casi medio kilómetro.

Se toma el sendero que rodea el estanque, para seguir durante unos 3 kilómetros, hasta un discreto desvío al que es necesario estar atentos y que lleva a la aldea de El Carrascalejo por pistas de tierra y paisajes tranquilos. El lugar es idóneo para realizar una parada y ver la iglesia de la Consolación.

Desde el templo continúa la marcha hasta la siguiente población, Aljucén, de origen musulmán y que comparte nombre con el río que surca sus tierras. Salvado el caudal, prosigue la caminata por el Parque Natural de Cornalvo, que limita con la provincia de Cáceres.

Pasada la Cruz de San Juan, se ve ya Alcuéscar, que cuenta en su núcleo con la iglesia gótica de la Asunción. Su principal monumento de interés se encuentra fuera del Camino, a 3 kilómetros del pueblo: la basílica de Santa Lucía del Trampal, erigida en el siglo VII.
Descarga
CONTRATA PAQ MOCHILA
Albergues
Hostales
Pensiones
Hoteles

El consejo del cartero

“En Alcuéscar recomiendo acercarse a la basílica de Santa Lucía, conocida como “La Basílica Visigoda”. La visita del exterior es libre, y la del interior se organiza desde un Centro de Interpretación que está a escasos metros, y donde se explica la historia del edificio.”  Guadalupe García, Correos de Alcuéscar.  

“Si no se está muy cansado, en Arroyomolinos de Montanchez es muy interesante visitar la ruta de los molinos árabes, de gran belleza. También se puede visitar el castañar, en el que el 28 de octubre celebramos “La sorpresa de Arroyomolinos” recreando con todo detalle la batalla de 1811 entre tropas napoleónicas y los aliados ingleses, españoles y portugueses”. José Luis Molero, Correos de Arroyomolinos de Montanchez.