Vía da Prata

Guillena - Castilblanco de los Arroyos

18 km Dificultad
La salida de Guillena se realiza cruzando el río Rivera de Huelva y circulando por un camino de tierra hacia un polígono industrial, que ofrece servicios, hasta llegar a la dehesa del Cortigo del Chaparral, con 7 kilómetros realizados. 

La caminata continúa por pistas de tierra, que contactan y se aproximan en varios puntos a la carretera que se dirige a Castilblanco de los Arroyos. La urbanización La Colina precede a la entrada del pueblo blanco, con viviendas construidas con la estética propia andaluza.

Un monumento dedicado a Cervantes da la bienvenida a Castilblanco, localidad mencionada por el genio literario en su novela “Las dos doncellas”. En el lugar se puede visitar la iglesia del Divino Salvador, de origen mudéjar.
Descarga
CONTRATA PAQ MOCHILA
Albergues
Hostales
Pensiones
Hoteles

El consejo del cartero

“En Castilblanco de los Arroyos, existen dos pilares de los que siempre hemos bebido el agua, aunque ahora no lo aconsejan por no estar controlados; uno de ellos, el Pilar Viejo, se encuentra justo al final de la calle ¨Cuesta de la Espina¨. Esta calle, con la cuesta más pronunciada del pueblo, tiene unas vistas preciosas de la sierra, sobre todo al atardecer. El otro pilar, el Pilar Nuevo, está justo a la salida del pueblo, en la carretera de Almadén por donde va el camino de Santiago. Junto a este pilar, empieza el carril que nos lleva a la ermita de San Benito Abad, Patrón de Castilblanco, a 12 km. del pueblo, que se puede visitar de 9 de la mañana a 8 de la tarde. Desde el agradable camino llegaremos a unas imponentes vistas de las estribaciones de Sierra Morena y del nuevo pantano de Los Melonares. Para comer, el plato típico de la zona son las ¨venteras”, especialmente en noviembre, porque uno de sus ingredientes son los espárragos que se cogen en el campo en esas fechas.Carmen López, Correos de Castilblanco de los Arroyos.