Camiño Mozárabe – Vía da Praza

Santa Cruz-Córdoba

23 km Dificultad
Con agua y comida para la etapa, se abandona Santa Cruz por el cementerio hacia un cruce de caminos que lleva a la carretera CP-113. Este trayecto debe recorrerse por el arcén y por las sendas de tierra paralelas a ella. Pasando olivos y cortijos, tras 5 kilómetros se toma la Vereda de Granada en dirección a Córdoba.

Sigue el Camino Mozárabe por tierra y asfalto hasta el Cortijo de Torre Juan Gil Alto, donde se puede llenar la cantimplora. A partir de aquí quedan 11 kilómetros de trayecto por pista de arena prensada, que atraviesan campos de girasol. Una depuradora de agua y el puente de la autovía indican la llegada a Córdoba.

Imponente, esta ciudad milenaria cuenta con el segundo casco histórico más grande de Europa, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En él se emplaza la famosa Mezquita de Córdoba. Ahora conocida como la Catedral de la Asunción de Nuestra Señora, empezó su edificación en el año 785, para recibir posteriores ampliaciones durante la época del Califato. Tras la Reconquista, en el siglo XIII, fue consagrada. Con sus famosas columnas, se trata de uno de los monumentos más visitados de la Península Ibérica.

Cerca de la Mezquita, la antigua judería forma un laberinto de calles por las que merece la pena perderse.  No puede uno olvidarse de visitar el puente romano, el Templo de la calle Capitulares, el gran Teatro el Mausoleo o las ruinas del palacio de Maximiliano Hercúleo. También son más que recomendables las visitas al Alcázar de los Reyes Cristianos o los Molinos del Guadalquivir, situados a pie de río. Puentes y jardines, además de un catálogo patrimonial extenso completan una de las capitales de provincia más hermosas de toda España.

Descarga
CONTRATA PAQ MOCHILA
Albergues
Hostales
Pensiones
Hoteles

El consejo del cartero

"La entrada a Córdoba será por la carretera de Granada, aconsejo que seguir por la Av. de Granada hasta llegar al puente de San Rafael. Desde este punto hay unas vistas privilegiadas de El Alcázar a la izquierda, la Torre de la Calahorra a la derecha y el Puente Romano.Una vez cruzado el puente a la derecha, tomando el camino paralelo al río Guadalquivir se encuentran los molinos, y la magnifica albolafia, lugar en el que habitan numerosas especies de aves, y con suerte se pueden ver nutrias. Después de un merecido descanso recomiendo una pequeña visita a nuestra ciudad al caer la tarde, comenzando por la calle José Cruz Conde, Tendillas, Jesus y Maria, Ángel de Saavedra, Conde y Luque, Deanes, Calleja de la Hoguera, Cespedes, Samuel de los Santos Gener, Velazquez Bosco, Calleja de Las Flores ( Calle emblemática de la ciudad), hasta llegar a la mismísima Mezquita –Catedral de Córdoba.Todo el recorrido es peatonal. Y antes de abandonar Córdoba hay que probar el 2flamenquín y el salmorejo".Julio Miguel Trenas Sastre, Corres de Córdoba.