Camiño do Norte

Markina/Xemein - Gernika/Lumo

25 km Dificultad
Tomando la carretera BI-633 durante algo más de un kilómetro, se coge un desvío a la derecha hasta cruzar el puente sobre el río Artibai, para seguirlo en paralelo hacia el lugar de Iruzubieta para volver a salvar el río. Un camino por el bosque continúa por el valle, antes de llegar a Bolibar.

Este es el pueblo natal de la familia del político y militar Simón Bolívar, líder de la emancipación americana. A él se le dedica un museo, en la casa de sus ancestros y un monumento. Desde la Puebla de Bolibar se continúa por una pista empedrada al monasterio de Zenarruza, en Ziortza. Todavía en activo y con opción de visitarlo, el conjunto fue fundado en el siglo XI y acogió a los peregrinos que así lo precisaban.

Siguiendo hacia el monte Oiz y el alto de Gauntzegarai, se llega a Munitibar, donde se cruza el río Lea. La marcha atraviesa aldeas y caseríos hasta la subida a Marmiz, desde donde se presentan dos posibilidades para ir a Gernika. La opción tradicional es más corta y siempre en descenso, pasando por Mendieta. La alternativa es más larga y ardua, pero con bonitos paisajes, rodeando el monte Burgogana.

Gernika es un lugar conocido internacionalmente por el ataque aéreo que sufrió en la Guerra Civil española por aviadores alemanes, que destruyeron buena parte de la ciudad en 1937. Pablo Picasso pintó sobre esta masacre uno de sus cuadros más famosos.
Descarga
CONTRATA PAQ MOCHILA
Albergues
Hostales
Pensiones
Hoteles

El consejo del cartero

“La Casa de Juntas que alberga el árbol de Gernika, un roble simbólico para los vascos, es una visita imprescindible para los que llegan a esta villa. Pero además de por su significado histórico, y por ser una de las primeras localidades donde se bombardeó masivamente población civil, es un municipio que destaca por su contundente gastronomía. Hay que probar las alubias y los pimientos verdes de Gernika”. Irune Zulueta, Correos de Gernika.