Camiño a Fisterra e Muxía

Variante Muxía (28 km)


Olveiroa – Muxía 

La etapa se inicia en Olveiroa dirección al embalse do Castrelo y con una subida hasta alcanzar a ver el río Xallas al fondo. Recorridos 5 kilómetros, Hospital se sitúa un poco antes de la bifurcación Fisterra y Muxía y se toma de frente, acompañados de los molinos de viento. 

El recorrido continúa por la parroquia de Santa Baia y el área deportiva de O Conco, lugar apropiado para el descanso. Con la decena de kilómetros cumplidos se llega al núcleo de Dumbría, con todos los servicios. A 6 kilómetros está Senande y el entorno típico de interior no hace aventurar que el mar se encuentra próximo, cuando así es.

Adentrados en el concello de Muxía, Quintáns y os Muíños son los núcleos que preceden al hermoso y legendario pueblo marinero. El templo de A Nosa Señora da Barca se levanta imponente en Muxía, después de ser rehabilitado tras el incendio que se inició el día de Navidad de 2013, supuestamente por un rayo que cayó sobre el tejado de la iglesia. A su lado, la famosa pedra de Abalar, que según cuenta la tradición tiene forma de barca porque en ella llegó la Virgen a la costa gallega. El ritual de los visitantes es agacharse y pasar debajo, por ello el sobrenombre de “Pedra dos cadrís”, que en gallego significa riñones.


Descarga toda la información en PDF
Albergues y otros alojamientos
Teléfonos
de interés

Albergues

Otros alojamientos

Teléfonos de interés

Oficina de Turismo de Muxía
Rúa Virxe da Barca, 47
15124 Muxía
+34 981 742 563

Centro de Salud de Muxía
Rúa Saúde, s/n
15124 Muxía
+34 981 742 066

Guardia Civil de Muxía
Rúa do Enfesto, s/n
15124 Muxía
+34 981 742 002

El consejo del cartero

“A unos 4 Km, pasando el lugar Os Muiños, se encuentra el monasterio de Moraime del siglo XIII.
Pasando el lugar de Quintáns, en San Martiño de Ozón se encuentra el monasterio, junto con el hórreo, uno de los más grandes de Galicia.Y ya en Muxía aparte del Santuario y la iglesia de Santa María hay que subir al mirador del Corpiño y también visitar los secadores de congrio, únicos en Europa.” José María Touriñán, Correos de Muxía.