Zilarraren bidea

Sevilla - Guillena

22’5 km Dificultad
La Vía de la Plata tiene a Sevilla como punto de partida y antes de comenzar el Camino es más que recomendable visitar sus monumentos más emblemáticos: la Catedral gótica de Santa María, la preciosa torre de La Giralda y el Alcázar, conjunto de palacios que recogen una gran variedad de estilos artísticos y que cuentan con unos de los jardines más bellos de la Península Ibérica. También es más que aconsejable ver la Torre del Oro y la Plaza de España, donde están representadas todas las provincias españolas.

La Vía de la Plata parte de la Catedral hacia la plaza Puerta de Triana y cruza el río Guadalquivir. Se obvia el desvío a Camas y se continúa por la derecha avanzando por la orilla del río durante 1 kilómetro y medio. Es preciso prestar atención a las indicaciones, que llevarán a Santiponce. Allí se cumplen 7 kilómetros de recorrido y pueden visitarse los vestigios de la antigua ciudad romana de Itálica.

La avenida de Extremadura marca el trayecto, ahora rectilíneo, hacia Guillena. Es posible cruzar el arroyo Galapagar o bordearlo por una pista paralela que lleva a la entrada de este pueblo, en donde se sitúa la iglesia mudéjar de la Virgen de Granada, fechada en el siglo XV, de estilo mudéjar. En Guillena se puede visitar también el ayuntamiento de estilo neoclásico, y varios senderos (Las Pajanosas, el Gergal…).
Descarga
CONTRATA PAQ MOCHILA
Albergues
Hostales
Pensiones
Hoteles

El consejo del cartero

“En Sevilla, partiendo de la Catedral, cruza el río Guadalquivir por el Puente de Triana, que conecta la capital hispalense con el barrio de Triana. Se trata del puente de hierro más antiguo conservado en España que sustituyó al conocido como puente de barcas: tablones de madera colocados sobre trece barcas amarradas entre ambas orillas del Guadalquivir y que hacían las veces de puente. Las vistas del río, la calle Betis a un lado y los tejados de Sevilla con la Giralda de fondo al otro, son preciosas. Os propongo que paseéis por él al atardecer. Los colores son increíbles. Al cruzar el Puente aparece, en su lado derecho una pequeña y hermosa capilla en honor a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, creación del mismo arquitecto de la Plaza de España sevillana, Aníbal González. A continuación llegamos a su famosísimo Mercado de Abastos. En los bajos del mercado se encuentra este otro punto clave de la historia de Triana. Ya los visigodos construyeron una fortificación en este lugar para la defensa de la ciudad. Se trata del Castillo de San Jorge. Cuando Fernando III de Castilla tomó la ciudad en 1248, el castillo pasó a formar parte de la Orden Militar de San Jorge, patrón de caballeros y soldados. Quizás lo más llamativo y sorprendente del lugar es que el Castillo fue sede de la Santa Inquisición Española e icono de esta institución en Europa desde 1481 antigua zona de embarcaderos. El Paseo de la O se extiende paralelo a la ribera del río hasta llegar a la salida de Sevilla". Diego Márquez, Correos de Sevilla. 

“Durante la estancia en Guillena, el peregrino puede disfrutar del Centro de interpretación turística, donde el peregrino podrá dar un paseo audiovisual por el Camino de Santiago, a través de una grabación un peregrino cuenta cómo hizo el Camino hace 40 años con su padre y cómo es en la actualidad. Este edificio se sitúa en lo que era antiguamente un Castillo de la época musulmana al que también se puede volver con una narración audiovisual. Desde la terraza se contempla una panorámica del pueblo.Ana Mª Arroniz, Correos de Guillena, en colaboración con Verónica Correas, del Ayuntamiento de la localidad.