Postales del Camino
Inicio > Compañeros del Camino > Rosana Montano: Como hospitalera en el Camino recibes más de lo que das

Rosana Montano: Como hospitalera en el Camino recibes más de lo que das

26-07-2018

Un deseo: devolver al Camino de Santiago todo lo recibido de él. Un viaje: de Buenos Aires a O Cebreiro. Y una promesa: volver. Así se resume la experiencia de Rosana Montano como hospitalera voluntaria. Quince días que la han llevado a reconciliarse con la gente, a vivir el día a día intensamente y a descubrir una nueva dimensión de la Ruta Jacobea. Hoy os contamos su historia que es, en definitiva, el deseo compartido de otros muchos peregrinos: mostrar su gratitud al Camino ayudando a los demás.

 

Rosana Montano, hospitalera voluntaria en O Cebreiro

Rosana junto a una compañera en el Albergue Público de O Cebreiro

 

La de Rosana y el Camino de Santiago es una auténtica historia de amor marcada por el destino. Con apenas 24 años viajó por primera vez a España. La casualidad la situó un 25 de julio en un tren entre Ferrol y Vigo. Y un impulso la llevó a detenerse en una ciudad que llamó su atención en el mapa: Santiago de Compostela. Ahí se forjó una unión indivisible que ha llevado a Rosana a peregrinar decenas de veces a la tumba del Apóstol, a fundar junto con su marido la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Argentina y finalmente a convertirse durante quince días en hospitalera voluntaria en el Albergue Público de O Cebreiro.

Hablamos con Rosana recién llegada de O Cebreiro, con las emociones y vivencias de los últimos 15 días a flor de piel. Desde la primera vez que hizo el Camino en 2008 tenía claro que iba a ser hospitalera. Y ahora, a pocas horas de regresar a Buenos Aires, sabe que lo volverá a ser. “Ser hospitalera te engancha tanto o más que el Camino. Es distinto. Más intenso”, confiesa.

Peregrinos en O Cebreiro

Rosana junto a un grupo de peregrinos en O Cebreiro

“El primer Camino de Santiago que hice completo, en 2008, se me grabó a fuego. Aún a día de hoy paso por algunos de esos lugares y recuerdo las conversaciones que tuve con mi amiga en ese lugar”. Esta intensidad llevó a Rosana a tomar una decisión: “Tengo que devolver al Camino lo que el Camino me dio. Y una forma de dar es ayudar a los otros. Uno cree que hay cosas muy obvias pero que el peregrino desconoce. Hay gente que agarra una mochila y se va a hacer el Camino pero no sabe cuál es la etapa próxima, dónde se puede alojar, qué hacer, cómo ir… Esto también es una forma de dar y ayudar”.

Diez años después de esa promesa, la oportunidad le llegó de la mano del Xacobeo y su programa de hospitaleros voluntarios en la Red de Albergues Públicos que tiene en Galicia.  “Yo no sabía qué iba a hacer, cómo lo iba a hacer, si iba a poder ayudar… Tenía un poco de miedo. Así que evité escoger un albergue de Sarria hacia adelante, donde el volumen de peregrinos es más intenso. Pero me llevo mucho más de lo que pensé que iba a dar. Di bastante pero me llevo mucho más”, nos cuenta. 

 

Rosana Montano, vicepresidenta de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Argentina

 

Rosana Montano: “Ser hospitalera te engancha tanto o más que el Camino. Es distinto. Más intenso”

 

 

 

 

El contacto con la gente. Conocer sus historias. Compartir sus alegrías. Aliviar sus penas. Esa es la mejor parte de hospitalera para Rosana. “Tú das y la gente te da. Pero recibes más de lo que das”. La peor: constatar que hay personas que no comparten los valores del Camino. “La esencia de la Ruta Jacobea y de la estancia en los albergues es compartir, hablar, reunirte alrededor de una mesa. Pero hay gente que no viene con ese espíritu”, explica.

Las malas experiencias, pocas, los suplió Rosana con su participación en la misa y bendición del peregrino que todos los días se celebra en la iglesia de O Cebreiro. Se trata de una pequeña celebración en la que Paco, el párroco, entrega a cada peregrino una piedra con una flecha amarilla: “Simboliza que el Camino no acaba en Santiago, sino que es la vida misma. Y la fecha amarilla te marca la dirección”, nos explica Rosana.  “En los últimos días de mi estancia, Paco me llamaba para entregar la flecha. Y él le va dando un abrazo a cada uno de los peregrinos y yo iba abrazándome con todos. Y eso me llegó mucho”, rememora.

Bendición y misa del peregrino en la iglesia de O Cebreiro

Bendición y misa del peregrino en la iglesia de O Cebreiro

Tras esta primera experiencia, Rosana sabe que repetirá. Y para ello trabajará desde la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Argentina, una entidad con 430 socios que busca dar información y ayuda al peregrino. Su propósito es contactar con la Federación de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago para promover entre los peregrinos argentinos el papel de hospitalero. Y poder hacer al otro lado del Océano el curso necesario para convertirse en Hospitalero Voluntario. “Mucha gente se echa para atrás al saber que tiene que realizar un curso previo, ya que al viajar a España intentamos optimizar el tiempo y el coste del pasaje”, apunta.

Mientras, seguirá dando apoyo a las cientos de personas que deciden, como ella, lanzarse a la aventura. “Cada vez son más los argentinos que se deciden a hacer el Camino de Santiago y aconsejarlos es muy importante. Las mejores fechas para hacerlo, donde empezar, cómo hacer… También quitarles miedos porque para mucha gente Europa es desconocida y no saben qué se van a encontrar”, nos cuenta. Y para eso nadie mejor que Rosana, una auténtica enamorada de la Ruta Jacobea a la que volverá siempre que pueda.

delia
26-07-2018
me gustaria hacerme socia de la asociacion de argentina ,,, para poder participar en lo que se necesite desde aca , vivo en argentina ,,,,,, quiero hacer el camino, pero todavia no me anime ,,,,, desde ua muchas gracias rosana y seria lindo que me contestes ,,,, atte delia
Maritza Seda
26-07-2018
hermoso trabajo. DIOS te bendice. Mi esposo y yo hicimos el camino hace un mes. Nos marcó para siempre. Oramos de que podamos ser misioneros en Santiago de Compostela en un futuro cercano.
Pablo Coelho
26-07-2018
Siempre pensé que debe ser única, fantástica, la experiencia de ser hospitalero en el Camino de Santiago y tu me lo confirmas... algún día también transitaré esa experiencia. Aprovecho para agradecerre a tí y a la Asociación la información y consejos recibidos antes de hacer mi Camino. Gracias, Gracias, Gracias!!!
Marcela
26-07-2018
como puedo contactarnos. donde están? me.voy al camino.y quisiera info
Lucia elguea
27-07-2018
Fui el año pasado y estoy desesperada por volver
Carlos Luis Mèndez Quiròs
27-07-2018
Felicitaciones para usted. Su deseo de hacer el camino de Santiago llena de la espiritualidad del apòstol, serà la mejor bendiciòn para usted y su familia.
Daniel Beccacece
21-08-2018
El año próximo tengo la intención de hacer el camino de Compostela, me gustaría informarme más sobre todo y también sobre ser hospitalero voluntario. Quedo a vuestra disposición saludos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario está siendo enviado, por favor espere.

El comentario se ha enviado, Gracias.

¡Buen Camino! Eso es lo que queremos en Correos, que los peregrinos puedan disfrutar al máximo de la experiencia del Camino y descubrir a través de nuestras postales nuevos lugares, historias, personas y experiencias sobre el Camino de Santiago.

¿Quieres recibir nuestras postales en tu correo electrónico?
¡Gracias por su suscripción!

Protección de datos

Antes de aceptar, debe leer la Política de Protección de datos de nuestros servicios

Solo
algunos
Acepto
todos
Ofertas y promociones; Cesión de datos a empresas del Grupo y terceras empresas para envíos comerciales; Perfilado con fuentes externas
Ofertas y promociones de Correos
Ofertas y promociones de empresas del Grupo y de terceras empresas
Perfilado con fuentes externas
Condiciones de servicio

Al contratar acepta íntegramente las Condiciones del Servicio

El Camino con Correos
Historia del Camino
Compañeros del Camino
Cultura y tradiciones del Camino
Consejos para hacer el Camino
Lugares del Camino
Los valores del Camino en 12 meses
Extranjeros en el Camino