Camí del Nord

Irún - Donostia/San Sebastián

27’5 km Dificultad
La etapa inicial del Camino del Norte empieza en Gipuzkoa, junto a la frontera con Francia, en el puente internacional de Santiago, que salva el río Bidasoa uniendo las localidades vascas de Irún y Hendaya. Pasando la iglesia de Nuestra Señora del Juncal, hay que continuar hasta el edificio del Ayuntamiento y de allí a la calle Mayor, donde está el desvío indicado para tomar esta Ruta Jacobea del norte de la península.

Después del paseo de Colón se cruza la vía del tren y la carretera N-638, hasta el desvío a la derecha del centro de interpretación de las marismas de Jaitzubia. Comienza entonces la subida al santuario de Guadalupe, del S. XVI y que ofrece unas hermosas vistas de la bahía de Txingudi.

Desde ahí comienza a rodearse el monte Jaizkibel, en un tramo de una decena de kilómetros, hasta Pasaia, concretamente hasta Pasai Donibane-Pasajes de San juan, enclave marinero e histórico  donde residió el escritor francés Víctor Hugo*. Es momento de ir hasta el muelle y tomar una barca que a un asequible precio lleva a los peregrinos al otro lado de la ría.

En dirección al Faro de la Plata, comienza un hermoso tramo que finaliza ofreciendo vistas de San Sebastián. La capital de Gipuzkoa es una ciudad reconocida por su actividad cultural, su arquitectura y su paseo marítimo, que bordea la playa de la Concha.

* Hay una travesía urbana de Pasajes de San Pedro-Pasai Donibane a San Sebastián, más anodina que el tramo de la costa, que deben tomar los ciclistas pero que no es recomendable para los que transiten a pie.

Descarga
CONTRATA PAQ MOCHILA
Albergues
Hostales
Pensiones
Hoteles

El consejo del cartero

“Visitar lo viejo, como decimos aquí, esto es el Casco Histórico de Donostia es un perfecto remate la finalizar esta etapa. Es imprescindible ir de pintxos y degustar las delicias de bocado que ofrecen las barras de los establecimientos de esta zona. El puerto pesquero y el Kursaal están cerca por lo que es muy fácil recorrer todas estas zonas interesantes”. Jesús Antonio Velasco, Correos de San Sebastián-Donostia.