Postales del Camino
Inicio > Consejos para hacer el Camino > Primavera, la mejor época para hacer el Camino de Santiago

Primavera, la mejor época para hacer el Camino de Santiago

06-05-2019

Mayo es, sin duda, uno de los mejores meses para hacer el Camino de Santiago. Las temperaturas son moderadas, los albergues están a pleno rendimiento y la afluencia de peregrinos es moderada, permitiéndole al caminante hacer un viaje interior y, al mismo tiempo, conocer gente si así lo desea.

Hoy os detallamos las ventajas e inconvenientes de hacer el Camino de Santiago en primavera y os damos algunas claves para que disfrutéis al máximo de una de las mejores épocas del año para vivir la experiencia del Camino.

 

Camino de Santiago en primavera. Mejores rutas

 

El tiempo en el Camino de Santiago en primavera

Una de las ventajas de hacer el Camino de Santiago en primavera es el tiempo. Las mañanas y las noches suelen ser frescas pero lejos de las bajas temperaturas que se registran en invierno que, en muchas zonas del Camino de Santiago, llegan a ser bajo cero. Durante el día las temperaturas suelen ser agradables, con un sol que todavía no es abrasador pero que invita a disfrutar de caminar al aire libre.

Con estas condiciones meteorológicas favorables en el Camino, el peregrino no necesitará madrugar excesivamente como sí debe hacer en verano para evitar las altas temperaturas del mediodía. Nuestra recomendación: empezar a caminar sobre las 8 de la mañana. Así podrá recorrer tranquilamente la etapa y llegar al siguiente destino antes de la hora de la comida. Los que prefieran hacerlo más despacio o alargar la etapa tampoco tendrán problema. No obstante, no os olvidéis de seguir unos sencillos consejos para combatir el calor y evitar posibles quemaduras, calambres o insolaciones.

El buen tiempo y temperaturas suaves son la tónica general durante los meses de mayo y junio. Pero no nos confiemos. El refranero popular nos avisa de que no siempre es así: “En abril, aguas mil” y “Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo” son dos poderosas advertencias que debemos tener en cuenta. De hecho, la primavera puede ser muy lluviosa en algunos puntos de España, especialmente en el norte (País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia). Así que antes de caminar, no os olvidéis de echarle un ojo a la meteorología.

 

Chubasquero, imprescindible en la mochila del Camino de Santiago en primavera

 

Mochilas más ligeras

La llegada del buen tiempo permite al peregrino prescindir de la ropa de abrigo y caminar con mochilas más ligeras. Las camisetas térmicas o los plumíferos pueden quedar en casa. Las camisetas transpirables, los pantalones desmontables y las zapatillas de trekking vuelven a estar de moda en el Camino.

Aunque si hay una prenda que no puede faltar en nuestra mochila es el chubasquero. La primavera es una de las épocas más locas meteorológicamente hablando y puede caer una tormenta en cualquier momento. Por eso, el chubasquero será nuestro fiel amigo. Si podemos, que sea ligero y transpirable. Además de no pesar ni ocupar espacio en la mochila, podrás usarlo cuando la lluvia te sorprenda y guardarlo de nuevo hasta la próxima.

Sea como sea tu mochila, te recordamos que en Correos ponemos a tu disposición un servicio diario de transporte de mochilas de etapa en etapa: el Paq Mochila. Así, podrás caminar libre de pesos y disponer de todas tus cosas cuando finalices la etapa. Solo tendrás que dejar tu maleta o mochila a las 8 de la mañana en tu alojamiento y el cartero lo transportará hasta el siguiente, donde lo tendrás antes de las 14:30 horas. Contratarlo es muy fácil. Solo tienes que entrar en www.paqmochila.com y rellenar tus datos.

 

Calzado Camino de Santiago en primavera

 

Albergues a pleno rendimiento

La afluencia de peregrinos comienza a ser importante en primavera pero lejos de las grandes cifras de verano. Esto tiene dos ventajas. Por un lado, te permite conocer gente y caminar con otros peregrinos en los tramos en los que no te apetezca estar solo. Pero también podrás realizar etapas en soledad y en comunión contigo mismo, sin que nada ni nadie perturbe tu experiencia.

La llegada de más peregrinos al Camino provoca, además, que los albergues estén a pleno rendimiento. Al contrario que otras épocas como el invierno, en las que resulta difícil encontrar alojamiento en algunos Caminos, en primavera no tendrás problema. Podrás elegir entre albergues, hostales, pensiones u hoteles y bares, restaurantes y tiendas estarán abiertas a tu paso sea cual sea la Ruta que elijas. Recuerda que en el apartado Los Caminos de esta web podrás encontrar toda la información sobre los distintos tipos de alojamientos presentes en cada final de etapa de todas las Rutas.

 

Ventajas e inconvenientes. Camino de Santiago en primavera

 

Las mejores Rutas en primavera

Cualquier Ruta Jacobea es buena para hacer en primavera. Pero hay algunos Caminos que se disfrutan especialmente en esta época. Por ejemplo, mayo es buen mes para recorrer la Vía de la Plata. Caracterizada por tramos llanos de escasa sombra, la Vía de la Plata puede convertirse en un verdadero infierno durante el verano. En invierno, el frío acompaña al peregrino que, además verá reducidos los servicios de etapa en etapa. Por eso, primavera se presenta como la mejor época para recorrer los casi 1000 kilómetros que separan Sevilla de Santiago. Lo mismo ocurre con el Camino Mozárabe, que arranca en el sur de España y engancha en Mérida (Extremadura) con la Vía de la Plata.

Otro de los Caminos que se disfrutan mucho en primavera es el Camino Francés. Los meses de mayo y junio, así como septiembre, ofrecen temperaturas muy agradables, que permiten al peregrino disfrutar de cada etapa. Las etapas que atraviesan Castilla y León pueden resultar algo duras en verano por las altas temperaturas que suelen darse en esos meses mientras que la nieve en puntos como Pirineos, Foncebadón o en O Cebreiro pueden dificultar el Camino en invierno.

Quizás las peores Rutas para disfrutar en primavera sean las que atraviesan el Norte de España por la inestabilidad meteorológica: el Camino del Norte desde Irún y el Camino Primitivo desde Oviedo. Las lluvias suelen ser frecuentes en primavera. Nada, eso sí, que no se pueda salvar con un buen chubasquero. Paisajes únicos serán la recompensa.

 

Esperamos que esta información haya sido de utilidad y os hayáis animado a recorrer el Camino de Santiago en primavera. Si os ha quedado alguna duda pendiente, no dudéis en preguntar a nuestros carteros o dejarnos un comentario en este post. Y si se os ocurren más ventajas (o desventajas) a la hora de hacer el Camino en primavera, estaremos encantados de que las compartáis con nosotros. ¡Buen Camino!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario está siendo enviado, por favor espere.

El comentario se ha enviado, Gracias.

¡Buen Camino! Eso es lo que queremos en Correos, que los peregrinos puedan disfrutar al máximo de la experiencia del Camino y descubrir a través de nuestras postales nuevos lugares, historias, personas y experiencias sobre el Camino de Santiago.

¿Quieres recibir nuestras postales en tu correo electrónico?
¡Gracias por su suscripción!

Protección de datos

Antes de aceptar, debe leer la Política de Protección de datos de nuestros servicios

Solo
algunos
Acepto
todos
Ofertas y promociones; Cesión de datos a empresas del Grupo y terceras empresas para envíos comerciales; Perfilado con fuentes externas
Ofertas y promociones de Correos
Ofertas y promociones de empresas del Grupo y de terceras empresas
Perfilado con fuentes externas
Condiciones de servicio

Al contratar acepta íntegramente las Condiciones del Servicio

El Camino con Correos
Historia del Camino
Compañeros del Camino
Cultura y tradiciones del Camino
Consejos para hacer el Camino
Lugares del Camino
Los valores del Camino en 12 meses
Extranjeros en el Camino