Camino a Fisterra y Muxía

Camino a Fisterra

4 etapas 90 Km

El Camino a Fisterra es la única Ruta Jacobea en el que Santiago de Compostela es el inicio y no la meta. Desde tiempos inmemoriales, los peregrinos llegados a Compostela deciden continuar sus pasos hasta el llamado “Fin de la Tierra”: el Finisterrae. Se trata de una especie de epílogo en el que la Costa da Morte, con su magia, sus  leyendas y su litoral salvaje se convierte en lugar de peregrinación.

Hasta Fisterra son 89 kilómetros que la mayoría de caminantes dividen en cuatro etapas.
Tanto la señalización como la presencia de albergues y otro tipo de alojamientos han mejorado considerablemente en los últimos años, por lo que el peregrino podrá disfrutar del paisaje rural que define a este Camino sin preocupaciones.

 
Aquellos peregrinos que decidan seguir su Ruta hasta Fisterra deben saber que pueden hacerse con la Fisterrana al llegar a su destino. Se trata de una certificación que emula a la Compostela y que deja constancia de la llegada del peregrino al “fin del mundo”. Para conseguir la Fisterrana es necesario hacerse en Santiago con la Credencial del Peregrino en la que se van colocando los sellos de parroquias, albergues o sitios representativos de los lugares por los que transcurre el Camino. El Albergue público de Fisterra será nuestra particular Oficina de Atención al Peregrino. Es decir, el lugar en el que validar nuestra peregrinación. 

El Camino a Fisterra comienza como no podía ser de otra forma en la misma plaza del Obradoiro, en pleno centro del casco histórico de Santiago de Compostela. Antes de comenzar la Ruta, el peregrino podrá visitar la Catedral y abrazar al Apóstol. Y si dispone de tiempo de descubrir esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, que alberga numerosos monumentos, museos, zonas verdes y una actividad cultural muy rica. Cumplido el ritual, nuestros pasos dejan atrás el Hostal de los Reyes Católicos para poner rumbo a la Carballeira de San Lorenzo.

Tras cruzar el puente del río Sarela, la Ruta discurrirá a través de prados, pinos y eucaliptos. Merece la pena destacar la aldea de Ponte Maceira, ya muy cerca de nuestro primer destino: Negreira. Esta aldea medieval bañada por el río Tambre cuenta con un puente de piedra (a Ponte Vella) de origen romano. Sobre los antiguos pilares fue construido otro puente entre los siglos XIII-XIV por petición de la Mitra Compostelana y posteriomente fue reformado en el XVIII. El Pazo de Baladrón, la capilla de San Blas (s.XVIII), la iglesia románica de Santa María de Portor (s.XII) y los viejos molinos completan la atractiva estampa que nos ofrece Ponte Maceira.
Negreira será  el punto de partida de una etapa larga (más de 30 kilómetros) y con continuos desniveles aunque sin gran dificultad. Se trata como prácticamente todo el Camino a Fisterra de un paisaje muy rural que, en algunos puntos, atraviesa grandes bosque de carballos y pinos.

Antes de llegar a la aldea de Olveiroa, en el ayuntamiento de Dumbría, el peregrino podrá disfrutar de unas buenas vistas del embalse de A Fervenza en su descenso del Monte Aro. De Olveiroa, dirigiremos nuestros pasos hasta Cee, en una etapa en la que veremos por primera vez el Océano Atlántico. Tras disfrutar de magníficas vistas sobre el río Xallas y sufrir un poco más de la cuenta con el descenso hasta Cee, la siguiente etapa nos llevará ya a la Ría de Corcubión y el Cabo Fisterra.
En Corcubión merece la pena pasear por su parte vieja, declarada conjunto histórico-artístico. De corta duración, esta última etapa nos permitirá disfrutar por playas tan salvajes y hermosas como la del Rostro o Langosteira.

Al final llegaremos a Fisterra, villa marinera famosa por los numerosos naufragios sucedidos frente a sus costas. Merece la pena dar un paseo y reponer fuerzas antes de dirigirnos a la verdadera meta de este Camino: el Cabo Fisterra. Son apenas 3 kilómetros más los que nos llevarán hasta el Cabo y su ya famoso faro. Merece la pena acercarse al faro a la hora de la puesta del sol para contemplar uno de los atardeceres más espectaculares del mundo, con el sol poniéndose sobre las salvajes aguas del Atlántico. Con el paso de los años este se ha convertido en un ritual más de los peregrinos llegados a este particular “fin del mundo”. Pero hay más. Si os quedan fuerzas y disponéis de tiempo, aquí os dejamos diez cosas que hacer y no hacer al completar la peregrinación. 

TODAS LAS ETAPAS

¿Cómo llegar a Santiago? ¿Cómo volver de Fisterra a Santiago?

Cómo llegar a Santiago. La mayoría de los peregrinos que emprende el Camino a Fisterra suele prolongar su peregrinación a Compostela hasta la Costa da Morte. No obstante, os dejamos algunas indicaciones de cómo llegar a Santiago para aquellos que decidan caminar a Fisterra sin hacer previamente otro Camino de Santiago.

Cómo llegar a Santiago en avión.
Santiago de Compostela cuenta con el Aeropuerto de Lavacolla, situado a apenas 10 kilómetros del centro de la ciudad. El aeródromo cuenta con conexiones diarias con las principales ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Bilbao o Sevilla. Además, cuenta con vuelos directos a capitales europeas como París, Londres o Bruselas. Para llegar del aeropuerto a Santiago, la empresa Freire ofrece conexiones cada 30 minutos.


Cómo llegar a Santiago en tren.
Además de los trenes regionales que conectan Santiago con las principales ciudades de Galicia, desde la Estación de Ferrocarril de Compostela hay trenes diarios directos que enlazan con Madrid, San Sebastián, Hendaya y Barcelona. Además, con un único transbordo es posible llegar a Bilbao, Portugal y París.

Cómo llegar a Santiago en autobús.
En bus también es posible llegar a Santiago desde las principales ciudades españolas como Madrid, Bilbao o Sevilla con Enatcar Internacional (Intercar/Alsa + Dainco). Flixbus ofrece conexiones con Francia y Socitransa con Bélgica, Alemania, Holanda, Suiza o Portugal.

Cómo llegar a Santiago en coche.
A través de la Autovía del Noroeste (A-6) se conecta Galicia con resto de España a través de la provincia de Lugo. Con la Autovía del Cantábrico (A8) con Francia a través de la costa cantábrica. Y con la Autovía de las Rías Baixas (A-52) se enlaza Galicia con el resto de España a través de la provincia de Ourense. Además, Galicia cuenta con autopista AP-9 que conecta toda la franja atlántica (de A Coruña a Vigo) y cuenta con puntos de unión a las anteriores.
 

Cómo volver de Fisterra a Santiago
  Al finalizar la peregrinación a Fisterra, son muchos los peregrinos que deciden regresar a Santiago a pie por el camino inverso. No obstante, la mayoría opta por volver a la capital de Galicia en autobús, el transporte público que conecta ambas localidades. La compañía Monbus cuenta con frecuencias diarias que conectan parte del litoral coruñés con Santiago: Finisterre-Muros-Noia-Santiago. También salen autocares hasta A Coruña gracias a la empresa Autocares Vázquez.  

 

Transporte Mochilas

Para que puedas hacer el Camino de Santiago ligero de equipaje

 

¡Te llevamos tu mochila o maleta de alojamiento en alojamiento! Así podrás caminar más cómodo, sin cargas, y disfrutar al máximo de cada etapa. Nos encargaremos del traslado de tu equipaje día a día desde el albergue u hotel que nos digas hasta el siguiente.

 

Envío Bicicleta 

Para enviar tu bici al punto donde empiezas el Camino o desde donde lo acabas

 

Decide dónde quieres empezar tu Camino y envía tu bici hasta allí desde cualquiera de nuestras oficinas de Correos. Cuando acabes la ruta tendrás otra oficina postal cerca para poder enviarla a casa. La enviamos con un embalaje adaptado para que apenas tengas que desmontarla y asegurada. 

 

Envío Maletas

Para todo aquello que te sobra o te falta en tu mochila 

 

Con nuestro Paq Peregrino podrás enviar maletas o paquetes a cualquier punto del Camino de Santiago – albergue, hotel, oficina de Correos, etc- para disponer de ellos allí cuando llegues. Así podrás tener más ropa o enseres que lo que te lleves para caminar. También sirve para enviar aquello que decidiste meter en tu mochila para el Camino y que ya no te resulta útil. 

 

Tarjeta Prepago

Para que no te preocupes más que de disfrutar tu Camino 

 

En Correos tenemos una tarjeta prepago que no va asociada a ninguna cuenta corriente y que te permitirá hacer el Camino de Santiago sin tus tarjetas de crédito o débito habituales. Tan sólo tendrás que cargarla con el dinero que necesites o ir recargándola según se te vaya acabando el saldo. Una manera sencilla, segura y cómoda de llevar tu dinero al Camino. 

 

 

Sellos Credencial

Para que te lleves las mejores estampas en tu Credencial 

 

En las oficinas de Correos del Camino sellamos tu Credencial del peregrino con nuestros matasellos. Muchos de ellos tienen estampados algún lugar emblemático de la zona, así podrás guardarlo de recuerdo. 

 

 

Envíos de paquetes en el 

Camino de Santiago

Para que puedas enviar paquetes sin pasarte por ninguna oficina de Correos

 

Envía tus paquetes desde las más de cien oficinas que CORREOS tiene a lo largo del Camino de Santiago o desde alguna de las “Tiendas Amigas del Camino”, una red de tiendas y alojamientos desde donde también podrás hacer envíos de paquetes a cualquier hora. Este servicio te permitirá deshacerte de cosas que llevas en tu equipaje y ya no te hacen falta, comprar recuerdos, productos típicos… sin tener que preocuparte de cargar con ellos. 

 

 

Consigna Santiago

Para que visites la Catedral de Santiago o disfrutes de la ciudad sin cargas

 

Tenemos un servicio de Consigna en nuestra Oficina de Atención al Peregrino de la Rúa do Franco, que queda muy cerca de la Plaza del Obradoiro (a unos 150 metros). Allí podrás dejar tu mochila, maleta, bici, bastón… antes de entrar a la Catedral o para visitar Santiago sin pesos. 

 

Oficinas Correos

Para ayudarte en todas las necesidades que te surjan  

 

Tenemos más de 150 oficinas de Correos a lo largo de todos los Caminos de Santiago. Estaremos encantados de recibirte y ayudarte en todo lo que necesites.